Saab, propiedad del consorcio NEVS, ha vuelto a fabricar coches en sus instalaciones de Trollhattan (Suecia), 27 meses después de verse obligado a suspender la producción por unos problemas económicos que le llevaron a la suspensión de pagos.

El pasado miércoles, informó la compañía sueca, salió de la cadena de montaje el primer coche del lote de vehículos pre-serie de la nueva era de Saab.

El presidente de NEVS, Mattias Bergman, expresó su satisfacción por la fabricación de este primer vehículo para verificar los procesos de producción de Trollhattan. "Todavía debemos finalizar algunas negociaciones con nuestros proveedores, pero hoy podemos afirmar que estamos preparados para la producción", expuso.

En junio de 2012, el consorcio NEVS, compuesto por inversores de origen chino, japonés y sueco, adquirió los principales activos de Saab Automobile AB y de dos de sus filiales, que se encontraban en suspensión de pagos desde finales de 2011.

Saab fue adquirida a principios de 2010 por la sociedad holandesa Spyker, que elaboró un ambicioso plan de crecimiento para la marca sueca. Sin embargo, la compañía tuvo problemas de pago con sus proveedores y se vio abocada a la suspensión de pagos.

National Electric Vehicle Sweden (NEVS) es una compañía creada ex profeso para la compra de la marca escandinava por inversores de China (National Modern Energy Holding), Japón (Sun Investment) y Suecia.

Recordemos que el pasado mes de agosto, este portal web ya recalcaba la mejora de la firma sueca, especialmente en nuestro país, el primero en implantar el programa de posventa Saab Service Club, que permite que sus clientes accedan a ofertas y descuentos en recambios, accesorios y servicios.