Sernauto, tras presentar la Agenda Estratégica de Componentes 2020, acogió la mesa redonda 'Retos de la industria de componentes para automoción en Cataluña' en la que participaron Vicenç Aguilera, presidente del Clúster de Industria de Automoción de Cataluña (CIAC); Eduardo González, CEO de Continental Automotive; Ramón Paredes, vicepresidente de Relaciones Gubernamentales e Institucionales de Seat y Grupo VW España; y Francisco Marro, presidente de FAE ??" Francisco Albero.

 

Moderada por Ramón Baeza, senior partner & general director de Boston Consulting Group, en la mesa se pusieron de manifiesto los desafíos a los que los fabricantes de componentes y vehículos tendrán que hacer frente en los próximos años.

Antes de dar paso a los ponentes, Baeza destacó el papel de la industria de componentes en este periodo de recuperación, fundamentalmente en lo que respecta al empleo: en los últimos años, esta industria ha generado casi 30.000 nuevos puestos de trabajo. De cara al futuro hace falta I D i, comentó el moderador, "necesitamos empresas que contribuyan a desarrollar tecnologías prácticas y con un impacto comercial directo".

Al inicio de la mesa redonda, el presidente de CIAC, Vicenç Aguilera, informó a los asistentes de las principales cifras y características del sector de Componentes en Cataluña. Según Aguilera, en todo el mundo se fabrican unos 13 vehículos por cada 1000 habitantes, mientras en Europa el ratio es de 80; en España es de 60 y en Cataluña la proporción es de 80 también, alineados con la UE. Pero a pesar de la fuerte presencia de este sector en Cataluña, hay muchos retos pendientes.

"Existen 500 tecnologías alrededor de la fabricación de un automóvil, 180 de las cuales están presentes en Cataluña. Y en ese sentido, hay una ventana de oportunidad enorme para que el sector, mediante la I D i, pueda llegar a explotar todas ellas generando valor para el sector en su conjunto", subrayó acto seguido.

Como representante de una gran empresa de fabricación de componentes, como Continental Automotive, Eduardo González, hizo hincapié en la necesidad de mantener la competitividad a través de una mejora de los costes que tienen que asumir empresas como la suya. No obstante, como afirmó, tenemos que ser competitivos en costes pero con una calidad excelente. En su opinión, se debe apostar por productos de mayor valor añadido para competir con otros países de Europa del Este u Oriente y, para ello, resulta clave la formación.

Ramón Paredes, de Seat, se refirió a la positiva evolución que ha experimentado en los últimos años la relación entre fabricantes de vehículos y fabricantes de componentes. "Es una relación cada día más cercana, sincera, transparente e indisoluble, basada en la confianza y el conocimiento mutuo".

El éxito de los fabricantes de vehículos no se puede entender sin el éxito del sector de componentes», afirmó Paredes. Como dijo, en España, tenemos un sector de componentes "que juega en la Champions League", en cuestión de eficacia. Paredes alentó a las empresas de componentes a pensar a lo grande y jugar a nivel global.

Para Francisco Marro, la internacionalización es clave para la supervivencia y crecimiento de las pymes del sector. "El mercado es el mundo", afirmó. Además, deben invertir en l D y en especialización para poder ofertar productos de valor añadido y diferencial. En su opinión, "llegar a convenios con otras empresas del sector es la mejor manera para la diversificación de mercados y clientes".

El conseller de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, fue el encargado de clausurar el acto destacando la importancia de la competitividad para este sector y reiterando la apuesta de la Generalitat por la formación profesional dual para ser capaces de competir mediante el empleo cualificado. En esta misma línea, puso en valor la necesidad de que el sector siga invirtiendo en I D i para poder competir con plantas de producción de otros países.