La Conferencia Regional del Centro de Gestión de Calidad de la Asociación Alemana de la Industria de Automoción (VDA QMC) se celebró en Madrid el pasado 29 de mayo en colaboración de Sernauto, la Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes de Automoción.

En calidad de anfitriona, Cecilia Medina, responsable de Formación de Sernauto, dio la bienvenida a los más de 50 profesionales asistentes y destacó el significativo papel que juega la formación en la asociación y en las empresas del sector de componentes.

 

"Como recogemos en la 'Agenda Estratégica Componentes 2020', presentada hace unos meses, la formación y la especialización de los profesionales del sector desde su inicio cobran una especial importancia de cara al futuro", expuso.

Por ello, es clave dotar a los profesionales de los conocimientos y aptitudes necesarias para continuar impulsando la excelencia del sector y su capacidad de diferenciación frente a otros mercados con costes competitivos.

Sin duda, ésta fue la razón por la que Sernauto decidió, hace más de veinte años, unirse a la red global de licenciatarios de la VDA y convertirse en su representante oficial para ofrecer en España los cursos de formación en calidad de alto nivel de VDA QMC.

El director de VDA QMC, Heinz Günter Plegniere, introdujo la jornada, presentando la VDA y las acciones que realizan en materia de formación desde su Centro de Gestión de la Calidad.

Seguidamente, diversos expertos europeos del sector automoción abordaron en sus ponencias temas relacionados con las auditorías e ingenieros de calidad en el campo de la VDA, la gestión de los errores como oportunidades de mejora y el futuro de la ISO/TS 16949 en base a los cambios de la ISO 9001:2015.

Concretamente, se contó con la intervención de representantes de Volkswagen AG, Schaeffler Tecnologies AG & Co. KG, VDA QMC y de empresas asociadas a la VDA que desarrollan las bases de los grupos de trabajo de la VDA QMC.

Como quedó de manifiesto, la globalización imperante en el sector, que se observa con la proliferación de sedes y plantas en nuevos mercados, hace imprescindible garantizar la gestión de la calidad en las diferentes funciones delegadas a estos nuevos centros de producción.

Lejos de la obligación imperante en años pasados, a la hora de implantar o mejorar los sistemas de gestión de la calidad, se propone promover el entendimiento mutuo por parte de todos los implicados para favorecer su aceptación e interiorización.