Henkel acaba de lanzar las toallitas impregnadas Bonderite 1455, un sistema de protección anticorrosivo y promotor de la adhesión que sobresale por su rapidez y facilidad en la aplicación para la reparación de carrocerías. Este nuevo producto presenta relevantes ventajas respecto a las imprimaciones convencionales, ya que proporciona una mayor adherencia y protección contra la corrosión a las capas de imprimación y pintura posteriores, además de simplificar el proceso de aplicación eliminando varias fases, especialmente la pulverización.

La aplicación no podría ser más sencilla: basta con extender el producto contenido en la toallita en la chapa bruta a tratar con movimientos en cruz, dejar que seque durante unos minutos y empezar a pintar. No requiere el uso de herramientas, no hay que enmascarar las zonas circundantes y lijar exceso alguno de material. Las toallitas Bonderite 1455 no contienen cromo y su emisión de VOC es muy baja, por lo que son sostenibles con el medio ambiente y el operario. Una vez usadas, se secan y se convierten en residuos estándar.
Las toallitas Bonderite 1455 se pueden utilizar en aluminio, acero laminado en frío y en caliente, zinc o aleaciones de zinc y superficies galvanizadas. Esta innovación de Henkel se ha desarrollado a partir de un producto de pretratamiento de metales empleado normalmente para evitar la corrosión a largo plazo en todo tipo de uniones estructurales metálicas.