El Banco de España ha emitido un comunicado en el que recuerda que faltan cinco meses para que entren en vigor las reglas de la Zona Única de Pagos en Euros (Single Euro Payments Area, SEPA), que serán de aplicación a todas las transferencias y adeudos directos, como domiciliaciones bancarias.

Las nuevas normas de la Zona Única de Pagos en Euros, tal como establece el Reglamento UE 260/2012, afectarán a la relación de las empresas y las administraciones públicas con las entidades bancarias, que deberán acomodar, entre otros aspectos, el manejo de sus órdenes de domiciliación, los datos a intercambiar en la cadena de pagos o los formatos de inicio de sus órdenes de cobros y pagos.

Es, por tanto, altamente recomendable que empresas y autónomos acudan a sus entidades bancarias con el fin de adaptarse a la normativa cuanto antes, evitando posibles 'cuellos de botella' de última hora sobre los que también ha alertado el Banco de España.

Una de las principales novedades es que los usuarios de servicios bancarios deberán utilizar el código IBAN (Código Internacional de Cuenta Bancaria) para identificar su cuenta, en lugar del actual código CCC (Código Cuenta Cliente). Además, con la nueva normativa, el usuario receptor de adeudos podrá exigir a su entidad un mayor control antes de que dichos cargos se anoten en su cuenta.

Los usuarios pueden acudir a su entidad bancaria para conocer su código IBAN y para obtener toda la información relevante sobre las implicaciones de la SEPA. También disponen de información sobre todo el proceso en la página web de la SEPA (www.sepaesp.es).

La Zona Única de Pagos en Euros supone un nuevo paso en la integración europea al eliminar las barreras y diferencias de trato entre países, propiciando el desarrollo de una oferta de servicios de pago más competitiva, innovadora, segura y eficiente.