Un 23% de los talleres de reparación de vehículos no ofrece presupuestos a los usuarios, según revela una encuesta de la Asociación de Consumidores de Navarra Irache, que advierte de que es “fundamental” solicitar el presupuesto previo al llevar el coche a un establecimiento de este tipo, informa el portal Noticias de Navarra.

Esta cifra de usuarios que afirma que no les han ofrecido presupuesto por escrito crece un 3% respecto al año pasado, recuerda Irache, además de hacer hincapié en que el taller sólo puede comenzar a trabajar cuando el propietario del vehículo firma el presupuesto de la reparación o su renuncia a él.

En ese sentido, Irache indica que unas de las quejas más habituales que tienen que ver con vehículos es la de consumidores que consideran que el taller les ha cobrado un precio exagerado. En la asociación se han visto facturas por un mismo trabajo que, según el taller, varían entre ellas más de 700 euros.

Desde la entidad subrayan que el taller sólo podrá cobrar al cliente la elaboración del presupuesto cuando éste no encargue finalmente el trabajo, mientras que el coste se debe ajustar al tiempo de trabajo que hayan necesitado para hacer el diagnóstico. Por su parte, los gastos diarios por estancia del vehículo sólo se podrán facturar cuando, una vez hecho el presupuesto o reparado el coche, el consumidor no lo recoja o acepte el presupuesto a partir de tres días hábiles.

Los talleres deben exhibir un cartel con los precios por hora de trabajo y por servicios concretos, y la factura por un trabajo debe adecuarse a estos precios. A partir de la firma del presupuesto, cualquier avería descubierta durante la reparación, y su correspondientes coste, deberá comunicarse al cliente fehacientemente y sólo podrá repararse si éste lo acepta expresamente.

Irache recuerda que todas las reparaciones de vehículos particulares tienen una garantía de tres meses o 2.000 kilómetros recorridos, que incluye todos los costes que conlleve la nueva reparación, ya sean de mano de obra, piezas o gastos fiscales. Además, las piezas usadas para cualquier reparación deben ser nuevas, a no ser que el cliente acepte expresamente la utilización de piezas usadas.