Un ciudadano argentino ha sido detenido por la Policía Nacional en Palma de Mallorca por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores en un taller mecánico, según ha informado la Jefatura Superior de Baleares en un comunicado, recogido por la prensa mallorquina. De la investigación se desprende que las mujeres que trabajaban en este establecimiento eran obligadas a trabajar con ropa “insinuante” más de diez y doce horas diarias, a veces sin descanso, cuando en su contrato, de administrativo, se reflejaban cuatro horas diarias.

“Por la compra de 4 neumáticos sea cual sea el sexo, llévate gratis una revisión general” era uno de los mensajes publicitarios expuestos en la fachada del taller, que permanecía abierto las 24 horas del día y donde la imagen de la mujer era vejatoria y humillante.

Las declaraciones de los trabajadores a los agentes de la UCRIF coinciden en las condiciones despóticas de trabajo, con insultos y maltratos; sin vacaciones; con horas extraordinarias sin remunerar; la inexistencia de normativa de prevención de riesgos laborales; pagos en “B”; o contratos mínimos de horas.

Por su parte, clientes del local han señalado que se facturaban trabajos que no se llevaban a término o se hacían con la sustitución de piezas de desguace cobradas como nuevas. Y en la mayoría de los casos, sin facturas que aseguraran la legalidad de los trabajos.