La lacra de los talleres ilegales está muy presente en algunos puntos de la geografía asturiana. Es el caso de Siero, en el centro del Principado, donde, según José Luis Álvarez, presidente de Atra (Asociación de Talleres de Reparación del Automóvil de Asturias) entre un 20 y un 25% de los talleres de la zona son ilegales, según ha manifestado al diario El Comercio.

La patronal considera que la situación debe combatirse desde tres frentes: el de la administración -solicitando acreditaciones e intensificando la detección y lucha sobre estos negocios piratas-, el de los propios clientes -que deben ser conscientes de los peligros que implica reparar su coche en u negocio de estas características- y el de los propios talleres, realizando una labor de transmisión de la importancia de su labor.

De acuerdo con Atra, uno de los principales objetivos de la asociación pasa por luchar “con las herramientas que tenemos a nuestro alcance contra los talleres ilegales”. Y es que la existencia de estos negocios, que sobreviven y afloran de manera totalmente ilícita, no sólo tiene un efecto en la actividad y los ingresos de los profesionales que trabajan de acuerdo a la ley. También suponen un riesgo considerable para la integridad de los conductores y los viandantes.