Los usuarios están cambiando: la era digital ha llegado para quedarse, también en el mundo del automóvil. Marcas, concesionarios y talleres deben adaptarse al nuevo perfil del automovilista español y éstas son las claves.

Las cartas se pusieron sobre la mesa en el II Encuentro del Think Tank del Marketing Digital en el Sector del Automóvil del IE Business School, celebrada en mayo con el patrocinio de Prodware y la participación de una decena de empresarios y ejecutivos españoles de la industria, venta y posventa de automoción.

Todos ellos debatieron sobre la "brecha digital" existente entre el nuevo consumidor y usuario de vehículos en la era de Internet y las propuestas de marketing digital que lanzan las marcas y las redes de venta y posventa de vehículos.

Estos últimos deben comenzar de inmediato una "puesta al día digital" para satisfacer a un mercado que no dejará de crecer en los próximos años y décadas. De hecho, las marcas y concesionarios de vehículos no satisfacen las expectativas del nuevo consumidor de la era digital, tal y como quiere destacar Tallerator en este resumen-análisis.

El dato clave es el perfil del usuario. La edad media del automovilista español y consumidor de información online sobre vehículos es inferior a los 40 años, un "usuario digital joven e hiperconectado", se confirmó durante el certamen, añadiendo que el automovilista demanda nuevas experiencias de cliente que comienzan en el mundo digital, pero que no descuida la experiencia final con la empresa. En este punto se exige que sea mediante una relación "más transaccional" no exclusivamente online.

El automovilista busca servicios para el coche con la comodidad que da Internet y los dispositivos móviles, para finalmente cerrar la operación con toda garantía y confianza. La empresa que haya sabido estar en el momento y "lugar digital" adecuado convertirá este proceso en una nueva cartera de clientes, destaca Tallerator en su análisis.

Para Ricardo Conesa, director del Programa Avanzado en Dirección de Empresas del Automóvil del IE Business School, "hay que gestionar adecuadamente la diversidad de canales online y offline".

El objetivo, sin duda, es que la industria y el sector de la distribución y la posventa del automóvil deje de adaptarse tan lentamente al nuevo paradigma de Internet, pues deben apostar por la nueva cultura online y ofrecer respuestas de marketing digital a la altura de las expectativas de los nuevos clientes.