Matthias Müller, nuevo director general de Volkswagen, ha declarado en una entrevista al Frankfurter Allgemeine Zeitung, que van a someter esta semana soluciones un plan de trabajo y las correspondientes soluciones técnicas a la aprobación de la Autoridad Federal de Transporte Automotor. Si dicho plan es aceptado en enero comenzarán las labores de reparación de los vehículos diésel afectados por la manipulación denunciada en estos días.


Matthias Müller, estima que esta acción se prolongará hasta finales de 2016, Para entonces estima que se habrán reparado los 9,5 millones de coches afectados. Esta cifra, dicho sea de paso, difiere sensiblemente de los once millones que la propia Volkswagen estimó inicialmente.
Buena parte de esos vehículos serían reparables a través de una actualización del software, pero en algunos vehículos serán necesarias intervenciones más complicadas. El Sr. Müller insiste en que por supuesto todo ello será gratuito para el cliente.
Los miles de millones de euros que costarán tanto las reparaciones como las indemnizaciones y multas a las que, previsiblemente, deberá hacer frente Volkswagen obligarán a la compañía a aplicar un estricto programa de austeridad De este modo, según afirma Matthias Müller, se pospondrán inversiones en maquinaria e infraestructuras al tiempo que se pondrán "en observación" proyectos como los del Phaeton o Bugatti en vehículos de alta gama. Igualmente pueden verse afectados los patrocinios a clubes de futbol (En España Real Madrid y Barcelona cuentan con el apoyo de Audi).
Aunque inicialmente se dijo que las inversiones previstas para el grupo en España no estaban amenazadas no hay decisiones firmes hasta el momento. En ese marco se encuadra la "pereocupación" de nuestro presidente de gobierno, Mariano Rajoy, y su afirmación de que "intentaré que Volkswagen no reduzca sus inversiones en España".