Gracias a la vida que me ha dado tanto

Me dio dos luceros que cuando los abro

Perfecto distingo lo negro del blanco

Y en el alto cielo su fondo estrellado

Y en las multitudes la mujer que yo amo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto

Me ha dado el sonido y el abedecedario

Con él las palabras que pienso y declaro

Madre amigo hermano y luz alumbrando,

La ruta del alma de quien estoy amando.

Gracias a la vida que me ha dado tanto

Me ha dado la marcha de mis pies cansados

Con ellos anduve ciudades y charcos,

Playas y desiertos montañas y llanos

Y la casa tuya, tu calle y tu patio.

Gracias a la vida que me ha dado tanto

Me dio el corazón que agita su marco

Cuando miro el fruto del cerebro humano,

Cuando miro al bueno tan lejos del malo,

Cuando miro al fondo de tus ojos claros.

Gracias a la vida que me ha dado tanto

Me ha dado la risa y me ha dado el llanto,

Así yo distingo dicha de quebranto

Los dos materiales que forman mi canto

Y el canto de ustedes que es el mismo canto

Y el canto de todos que es mi propio canto

(Violeta Parra)

Gracias a los lectores online y offline y gracias a anunciantes y patrocinadores.

Gracias a Ifema Motor.

Gracias a quienes nos habéis acompañado en alguno de nuestros pasos o en toda nuestra andadura.

Gracias a quienes nos habéis llamado en estos años para animarnos, felicitarnos, darnos ideas, contarnos vuestras novedades, proponer proyectos, pedirnos información o criticarnos.

Gracias a quienes vendéis recambios, a quienes los fabricáis y a los talleres que los instaláis.

Gracias a los neumatiqueros y al sector de carrocería y pintura.

Gracias a las mujeres que pisáis fuerte en la posventa.

Gracias a la Generación Selfie y a sus padres.

Gracias a los Personajes de la Posventa.

Gracias a todos los que se han dejado entrevistar y, gracias, por qué no, a quienes nos han evitado.

Gracias a los protagonistas de todas las noticias que hemos publicado.

Gracias a las asociaciones que lucháis por defender y mejorar este sector.

Gracias a las agencias de comunicación y a las de publicidad.

Gracias a nuestro equipo (desde el último que ha llegado al Presi que nos ofreció los medios para empezar).

Gracias a Antonio Conde.

Gracias a ti amigo Juanjo.

Gracias a nuestros colegas y sin embargo amigos.

Gracias a nuestros colegas y encarnizados rivales que nos hacen trabajar para ser mejores.

Gracias a todos los posventeros.

Y gracias a la vida que nos ha puesto en el camino de la posventa.