Carglass España dispone de la lámina homologada para que las personas que sufren lupus puedan instalar láminas de protección solar en las ventanillas delanteras de su coche. Estas láminas pueden mejorar la calidad de vida de los pacientes de esta enfermedad, al permitirles desplazarse en su coche protegidos de la radiación solar, que les puede causar daños en la piel y desencadenar una respuesta inmune.

Ante la complejidad de los trámites a seguir, Carglass ha elaborado una práctica guía que detalla el procedimiento. Tras la instalación, el titular del vehículo deberá solicitar la realización de los ensayos de determinación del factor de transmisión luminosa de los vidrios al único laboratorio autorizado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo: la Fundación para el Fomento de la Innovación Industrial. Laboratorio Central Oficial de Electrotecnia (LCOE), Calle José Gutiérrez Abascal, 2, 28006 Madrid (teléfono 91 491 81 68).

Carglass ofrece a las personas con lupus una lámina específica homologada y debidamente marcada para su correcta identificación en la ITV y una garantía de 10 años, que incluye la instalación interior en lunas y cubre el despegado, burbujas, grietas, cambio de color y defecto del producto.

Un elevado porcentaje de las personas con lupus siente que su enfermedad empeora por la exposición a los rayos UV de la luz solar. La luz del sol puede ocasionar lesiones de lupus en la piel o desencadenar una respuesta interna en las personas propensas. La radiación UV afecta a las células de la piel de todas las personas, pero en las que sufren lupus este proceso es mucho más dañino. Por un lado, sus células son más sensibles a esta radicación, y por otro, una vez que están dañadas, desencadenan un ataque del sistema inmunológico. “En las personas con lupus, los anticuerpos se dirigen erróneamente a las proteínas dentro de las células normales y causan una reacción inmune", explica Benjamin Chong, MD, profesor asistente del Departamento de Dermatología del Centro Médico del Suroeste de la Universidad de Texas en Dallas.

La ley (Orden ITC/1992/2010, de 14 de julio) prohíbe el laminado de “la totalidad de la superficie del parabrisas del vehículo, sus ventanas laterales anteriores y cualquier otra superficie acristalada incluida en el arco de 180º de visión directa hacia delante del conductor”. Solo los cuerpos de seguridad del estado y personas afectadas por lupus las pueden instalar, estas últimas, con un permiso especial regulado a través de la Orden IET/543/2012 del 14 de marzo.

Aunque la orden permite la colocación de la lámina en el parabrisas delantero, no se recomienda su instalación porque no es necesario. Tras de las pruebas realizadas en varios parabrisas delanteros y consultas con fabricantes de cristales, se ha comprobado que la transmisión de rayos ultravioleta es 0 o inferior al 1%. Además, el factor de transmisión puede no superar el porcentaje exigido (la ley marca que la luz que pasa a través del vidrio con lámina debe de ser igual o superior al 70% del vidrio sin laminar).

Los trámites a seguir para cumplir los requisitos técnicos y administrativos que marca la ley son complejos. En primer lugar, la lámina destinada a instalarse en los laterales delanteros será únicamente la homologada para estos casos con nº de informe 201205430634: 4mil Clear AG e irá marcada para su correcta identificación en la ITV.

Una vez instalada, el titular del vehículo deberá solicitar, al único laboratorio autorizado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, la realización de los ensayos de determinación del factor de transmisión luminosa de los vidrios con lámina. Y deberá presentar el permiso de circulación, un certificado médico, un documento de parentesco de primer o segundo grado (en caso de no ser titular del vehículo la persona diagnosticada) o contrato de arrendamiento financiero.

Una vez superados los ensayos, el laboratorio autorizado emitirá un informe de idoneidad de la instalación, haciendo constar el cumplimiento de lo establecido en la orden IET/543/2012 de 14 de marzo. En él se indicará la fecha de los ensayos, los valores obtenidos en los ensayos, la matrícula del vehículo y el nombre de la persona diagnosticada como enfermo de lupus, archivando una copia de éste certificado, el certificado médico presentado, y copia del permiso de circulación.

Por último, en la ITV se verificará la correspondencia del marcado de la lámina con los sellos en cada cristal. En dicha verificación podrá recabarse la presentación de una copia del acta de ensayo, y adicionalmente el certificado de determinación del factor de transmisión emitido por el laboratorio autorizado, además de la especificaciones técnicas de instalación habituales.