“La crisis sanitaria ha obligado al sector asegurador a reaccionar de forma rápida y eficaz con grandes dosis de solidaridad que la sociedad ha podido percibir en los últimos meses”. A punto de finalizar el Estado de Alarma, los responsables del sector se preguntan cómo afrontar la reapertura en la crisis del Covid-19, y así se planteó en la mesa redonda online organizada el 18 de junio por Apcas.

Moderado por Juan Manuel Blanco, director editorial de Inese, el encuentro contó con la participación de Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa; Martín Navaz, presidente de Adecose; Fernando Muñoz, presidente de Apcas; Xavier Romero, presidente de la Federación Internacional de Peritos de Autos (FIEA); Santiago Calzado, representante de Apcas en la Federación Internacional de Peritos de IRD (Fuedi); y de Rocío Lamet, coordinadora de Apcas Empresas.

Durante el evento, la presidenta de Unespa destacó que la crisis nos deja una “mayor sensibilidad a determinados riesgos que no eran tan evidentes y unos clientes con mayor disposición a entender bien los contratos de los seguros”. Además, señaló que, si la recuperación de la actividad económica es más o menos rápida, el impacto será pequeño para el sector pero si, por el contrario, se alarga en el tiempo, las consecuencias podrían llegar hasta más allá de 2022. Y es que las pólizas están todavía en vigor, pero será en 2021 cuando deban renovarse. “Esta es una de las razones por las que a nosotros nos llega siempre el impacto más tarde, pero nos llega”, indicó Pilar González.

Por su parte, Martín Navaz (Adecose) cree que la confianza entre corredores y aseguradoras es fundamental para salir adelante y resolver los problemas que se vayan presentando, como así lo demuestra un convenio que Adecose ha firmado recientemente con Unespa. Al mismo tiempo, manifestó que la figura del corredor de seguros seguirá teniendo sentido, aunque éste deberá ser “más eficiente y tecnificado”.

Fernando Muñoz, presidente de Apcas, mostró su satisfacción por cómo han reaccionado los profesionales de la pericia. “Lo que también hemos aprendido es que somos capaces de hacer bastante más de lo que creemos”. En este caso, la vídeo peritación ha sido de gran utilidad en los meses del Estado de Alarma, aunque se trata de una herramienta “que hemos venido empleando desde hace años y que, desde luego, seguirá por mucho tiempo”. La coordinadora de Apcas Empresas, Rocío Lamet, fue más allá al destacar los aspectos tecnológicos que se han puesto en valor a lo largo de este tiempo y resaltó la solidaridad del sector, además de “lo que hemos aprendido de las personas”.

Xavier Romero (FIEA) señaló que la crisis ha afectado a los peritos de todo el mundo por igual y puso como ejemplo una medida puesta en práctica en Francia, donde se ha dado un incentivo en los honorarios a estos profesionales por el sobrecoste y el tiempo extra que supone poner en marcha las medidas de seguridad cada vez que hacen una peritación.

Santiago Calzado considera, por su parte, que una de las soluciones más eficaces de cara al futuro es que los gabinetes periciales sean multidisciplinares y se vaya acabando, por tanto, la atomización que viven estos profesionales. “Es una forma de dar respuesta a las aseguradoras”, señaló.

Por otro lado, los ponentes manifestaron que el teletrabajo seguirá ejerciéndose por los beneficios que otorga, aunque de una forma más ordenada, y resaltaron las ventajas de la video peritación, que siempre deberá ser realizada por un profesional de la pericia aseguradora. También destacaron la importancia de la necesidad de que el cliente se sienta atendido también de manera presencial, lo que Fernando Muñoz vino a llamar la "peritación emocional".