Los dispositivos digitales de medición del color de Spies Hecker, como el ColorDialog Phoenix, simplifican y agilizan los procesos de trabajo en el taller. Son fáciles de usar, de manejo intuitivo y sus medidas ofrecen mejores resultados. La especialista en gestión del color de Spies Hecker en España, Misserra March, ofrece seis prácticos consejos sobre cómo mejorar la gestión digital del color en el taller.

- Realizar las mediciones dentro del taller. “En verano, las mediciones de color se han de realizar en el interior del taller, con la temperatura del objeto entre 15º C y 35º C, para evitar variaciones en los pigmentos termocromáticos”, explica.

- Las placas de calibración han de estar limpias. Las dos placas para la calibración estándar del espectrofotómetro ColorDialog Phoenix, una blanca y otra de color azul metalizado, han de estar siempre limpias y protegidas en la caja. Limpiarlas únicamente con agua templada y un paño suave de microfibra.

- Medir el color directamente en la zona dañada. Para evitar las ligeras variaciones de color que se pueden producir en un mismo vehículo, debido a diferentes aplicaciones y el acabado en origen (OEM).

- Limpiar y pulir la superficie antes de medir el color. Los dispositivos de tecnología avanzada también se ven afectados por la suciedad o cualquier arañazo que haya en la superficie pintada. Ello puede ocasionar que la medición del color no sea tan precisa, por lo que hay que limpiar y pulir la superficie pintada en el punto donde se va a medir el color..Esta tarea sólo requiere unos minutos y garantiza un resultado de medición más preciso.

- Introducir los datos del fabricante. ColorDialog Phoenix permite enviar los datos de la medición a través de una conexión WiFi a un ordenador u otro dispositivo que utilice el programa de gestión del color Phoenix. "Especificando la información del fabricante, el código del color y la calidad de la pintura se encontrará la fórmula adecuada de forma más rápida y precisa", señala Misserra March.

- Crear una base de datos de colores propia. Guardando la medición como fórmula personal en el programa Phoenix, una vez reajustada por el sistema, junto con los datos específicos del cliente, el taller puede ir construyendo su propia base de datos de colores y muestras , lo que hará más fácil reparar el mismo color la próxima vez.