En Cataluña se produjeron 282.028 accidentes de tráfico leves en 2016, lo que supone un 3,6% más respecto al año anterior, sobre todo durante los meses de primavera y verano. Por provincias, destacan las subidas de Lleida y Tarragona, según las conclusiones del informe “Accidentes leves de tráfico en Cataluña” elaborado por Estamos Seguros y recogido por Unespa.

Un análisis territorial muestra cómo tres de cada cuatro siniestros (73,4%) sin heridos que se producen en Cataluña ocurrieron en Barcelona, provincia que fue testigo de 207.058 colisiones debido a la existencia de núcleos de población de mayor tamaño, principalmente en la capital catalana y su área conurbana. En Barcelona, los siniestros aumentaron un 3,8% entre enero y noviembre, aunque los meses donde la subida fue más acusada fueron abril, agosto y septiembre.

Sin embargo, Lleida fue la provincia donde más aumentaron las colisiones leves, un 5,1% hasta los 15.943 siniestros. En Tarragona, por su parte, el repunte fue del 4,8%, con un total de 30.743 accidentes, mientras que en Girona la siniestralidad se mantuvo estable, con 28.284 percances de tráfico a finales de 2016.

Estos datos muestran cómo, en el conjunto de Cataluña, se produce un accidente leve de tráfico casi cada dos minutos. Pero la periodicidad varía mucho de una provincia a otra. Así, va desde los dos minutos y medio de Barcelona a la más de media hora en Lleida. El día más problemático para el tráfico fue el viernes, 16 de diciembre, jornada en la que se produjeron 1.191 colisiones leves en toda la comunidad.