El chapista Alex Quispe Alonso, de 31 años, perdió la vida al tratar de sofocar un incendio descontrolado en su taller, donde tapizaba el piso de un micro vehículo.

La víctima y copropietario del taller de chapa y pintura 'Los Amigos', de Ribeira (A Coruña), manipulaba un soplete rústico conectado a una garrafa de GLP, cuando repentinamente zafó la manguera a la que se encontraba conectada.

Se desató entonces la desgracia, que consumió un micro vehículo en su totalidad y parte de un camión Volvo blanco que se encontraba en reparación. "El techo del micro se ardió y no se pudo controlar y la humareda fue intensa", explicó un ayudante.

El subteniente de Radio Patrulla 110, Andrés Gira, desveló que en principio la víctima fue auxiliada con vida hasta ProSalud, donde tuvo una descompensación y llegó a fallecer.

"Parece que al tratar de controlar el fuego, el chapista inhaló bastante humo", expresó el oficial, corroborando el informe forense que indicaba que la víctima falleció de inhalación de monóxido de carbono.

Alicia Almendras Quispe, esposa del fallecido, dijo que se enteró de la desgracia por su hermano, que la llamó para relatarle el incidente. La mujer afirmó que su hijo, Alexander Q.A., de 13 años, resultó herido en su afán de intentar salvar a su padre, que se desvaneció tras el incidente.

El subcomandante de Bomberos, teniente José Piérola, afirmó que la víctima, junto a su ayudante, calentaban el piso del micro vehículo, descuidando las normas de seguridad adecuadas para estos casos.