La empresa Fougères, especialista en pintura líquida y termolacado para la construcción e industria, acaba de poner en marcha una nueva instalación de pintura líquida para piezas de plástico, proyectada, fabricada e instalada por Geinsa.

El nuevo equipamiento está constituido por un recinto de flameado, uno soplado/ionización, dos cabinas para aplicación de pintura, dos recintos de flash-off, un laboratorio de preparación de pinturas, equipo de recogida de lodos y un horno de secado de pintura.

El equipo se completa con un transportador al suelo y armario con sinóptico general, pantalla táctil y PLC/autómata programable para comando de procesos. Remarcar, en este sentido, que las piezas se tratan térmicamente en la zona de flameado, para optimizar las condiciones de aplicación.

La siguiente fase se lleva a cabo en  el recinto de soplado, donde se realiza una descarga eléctrica de las piezas mediante aire ionizado, para obtener una homogeneidad en la totalidad de las piezas.

También se ha instalado un control de humedad relativa, tanto en las cabinas como en los recintos, al objeto de mejorar la calidad de acabado. Las cabinas incluyen control de temperatura y prefiltraje del aire de aporte para conseguir un rendimiento óptimo de transferencia de pintura.

El transportador prevé el giro de las piezas en el interior de la cabina para aplicación robotizada o manual de pintura, al tiempo que todo el aire de aporte es previamente filtrado, de modo que el aire adyacente a las cabinas sea también filtrado.

Seguidamente, el aire de extracción de las cabinas es conducido a un foso con cortina de agua para separación y retención de los pigmentos de pintura no adheridos a la pieza. El sistema de filtraje vía húmeda está equipado con sistema de recogida de lodos en circulación permanente, para evitar la acumulación de sólidos en el foso.

Tras la aplicación de pintura, las piezas entran en el recinto de flash-off, cuyas condiciones de temperatura y humedad son similares a las de la zona de aplicación.

Por último, en el recinto de ultravioleta se hace un control de calidad de acabado de piezas anterior al horno de secado. En éste se han instalado filtros secos de alta eficiencia, impidiendo así la entrada de partículas del exterior.