Glasurit, una de las marcas premium de pintura para carrocería de BASF, ha lanzado su línea ECO Balance, que contribuye al ahorro del uso de recursos fósiles y CO2. Glasurit ya no trabaja sólo en la mejora medioambiental y en la protección climática, sino que también los talleres pueden contribuir con el uso de estos productos.

La línea ECO Balance está formada por seis productos: imprimación, masilla, endurecedor, laca y aditivos, que se pueden usar para la reparación de parachoques o para la reparación de daños pequeños y moderados.

En la actualidad no es posible utilizar sólo materias primas renovables. Con el objetivo de conservar los recursos, BASF ya utiliza recursos renovables como bio-nafta o bio gras extraídos de residuos orgánicos o aceites vegetales en combinación con recursos fósiles, para la producción de productos básicos.

Así, el enfoque desarrollado pro BASF, denominado “biomass balance”, hace que se asigne en base a un cálculo matemático el porcentaje de recursos renovables a utilizar como consecuencia del uso de productos de la nueva línea Glasurit ECO Balance. Este proceso está certificado por la agencia alemana TÜV SÜD.

Este enfoque es comparable al de las tarifas de electricidad verdes; es decir, según Glasurit, la energía contratada no es necesariamente generada a través de recursos renovables, pero su consumo contribuye a la conservación medioambiental, de tal manera que si la demanda se ve incrementada, este porcentaje también se verá incrementado. “Por lo tanto, elegir productos de la línea ECO Balance hará que tanto el taller como el cliente jueguen un rol importante en la conservación de los recursos y de la sostenibilidad medioambiental”, destacan desde la marca.

Todos los productos de la línea ECO Balance presentan las mismas propiedades de calidad que los productos de la línea tradicional. Adicionalmente, su uso ofrece a los clientes del taller colaborar de manera eficiente a través de su reparación en la reducción de emisión de CO2 y en consecuencia ofrecer un valor añadido.