El ThyssenKrupp SunRiser, un coupé deportivo solar, finalizó tercero en la categoría Cruiser Class del Bridgestone World Solar Challenge de este año, celebrado en Australia, basado en los kilómetros recorridos con la energía solar, pasajeros por kilómetro, velocidad, eficiencia energética, diseño y practicidad.

 

Recordar que el coche fue construido por los estudiantes de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Bochum (Alemania), con el apoyo de Axalta Coating Systems, fabricante de referencia mundial de pinturas y recubrimientos líquidos y en polvo.

Los estudiantes eligieron Voltatex 4250 de baja emisión de Axalta, un componente de resina de impregnación para los aspectos críticos de motores eléctricos: para aislar y protegerlos de las influencias externas adversas, y para mejorar la transferencia de calor.

Voltatex 4250 también ofrece excelente resistencia a los productos químicos líquidos, aceite y agua destilada. El equipo de Bochum de 2013 también utilizó Voltatex 4250 y fue segundo en ese año.

Timo Kelm, del equipo ThyssenKrupp SunRiser, expuso que Voltatex 4250 se aplicó en los estatores de SunRiser, las partes estáticas de los motores eléctricos. "Aunque se construyó un deportivo biplaza, el énfasis estaba sobre todo en la funcionalidad e idoneidad para el uso diario. La protección de nuestros motores eléctricos ha sido una parte clave del diseño".

Por su parte, Darius Duda, Representante Técnico para las Soluciones de Energía Voltatex de Axalta en Europa, Oriente Media y África, asegura estar encantados con el gran resultado que han conseguido los estudiantes con el ThyssenKrupp SunRiser, pues "fue un verdadero placer una vez más apoyar el equipo SolarCar de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Bochum con nuestra tecnología para soluciones energéticas y experiencia".

La fórmula de baja emisión de Voltatex 4250 también encaja perfectamente con el objetivo ambiental del World Solar Challenge. "Nos esforzamos en ayudar a jóvenes talentos para desarrollar y poner a prueba las soluciones innovadoras y sostenibles", agrega.

En el World Solar Challenge de este año, la carrera bienal de 3.000 km. de Darwin a Adelaide, compitieron 46 participantes de 25 países diferentes. Los coches en la categoría Cruiser tuvieron que pasar por siete puntos de control y, tras empezar la carrera con la batería completamente cargada, sólo se les permitía cargar una vez la batería externa después de 1.500 km.