Desde principios de 2019, Porsche fabrica las dos puertas y el alerón trasero del Porsche 718 Cayman GT4 Clubsport MR con una mezcla de fibras naturales, obtenidas fundamentalmente a partir de materias primas renovables. Ahora, el spoiler frontal, los pasos de rueda y el difusor, incluidas sus aletas aerodinámicas, también están hechos de este material regenerativo, que reemplaza a las piezas de metal y plástico moldeadas por inyección que se emplean en el Cayman de serie.

En términos de peso y rigidez, los nuevos materiales comparten propiedades con los compuestos de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP) y cumplen con los mismos estándares de seguridad y calidad. Entre sus ventajas figura una fabricación más económica y con menor consumo de energía.

porsche fibras naturales carroceria nurbrunring

El lino sirve como base del material compuesto de fibra natural sostenible y es compatible con los cultivos alimentarios. Su desarrollo comenzó en 2016, gracias a la colaboración entre Porsche, el Ministerio Federal de Alimentación y Agricultura (BMEL), Fraunhofer WKI y la empresa suiza Bcomp. En la carrera de resistencia de las 24 Horas de Nürburgring, el equipo Four Motors se ha aliado con Project 1 Motorsport para que el 718 Cayman GT4 Clubsport MR pudiera competir por primera vez.

Para las puertas, una madera ligera sirve como núcleo del material compuesto. La construcción tipo sándwich se combina con el proceso de moldeado por transferencia de resina (RTM) utilizado en la producción de componentes de fibra de carbono. Por el contrario, para el alerón trasero, las capas se impregnan en resina epoxi y luego se hornean en un autoclave.

El resto de elementos, que son los que ahora estrena este Porsche Cayman de resistencia, están hechos de plástico reforzado con fibra natural y se crean mediante un proceso de inyección al vacío gracias a la tecnología powerRibs, patentada por Bcomp, que sirve para alcanzar un nivel óptimo de rigidez. Los materiales de diferentes espesores y orientaciones de las fibras aseguran un ajuste preciso y adecuado a todos los escenarios de carga previstos. Estos compuestos de fibras naturales plantean ventajas en términos de absorción de vibraciones, que es cinco veces mayor que en otros materiales tradicionales. Además, en caso de accidente, las piezas se rompen en trozos más grandes y menos afilados.