Mirka relanza en 2018 su Sistema Smart Repair, presentado en numerosos talleres del país, dado el ahorro de tiempo que supone en las reparaciones leves. Según la empresa, si el daño es realmente leve, en sólo ocho minutos ya se puede pintar.

Entre otras ventajas, Mirka destaca que el abrasivo de malla ofrece un lijado libre de polvo, mientras que la lámpara de infrarrojos y el movimiento manual permiten el secado de los materiales en un minuto. Por su parte, las pequeñas dimensiones de las lijadoras permiten concentrase en la zona a reparar.

El Sistema Smart Repair está disponible en dos versiones: set neumático y set eléctrico. En concreto, las máquinas eléctricas ofrecen un importante ahorro de electricidad.