“Tener más control sobre el negocio, más digitalización, procesos más eficientes para ser más competitivos y accesibles al mercado. CertifiedFirst es una opción clave para obtenerlo”. Así lo aseguraba Ernesto Zapata, Business Development Manager Automotive Refinish de PPG, ante los 200 participantes en la última Convención de CertifiedFirst.

El taller de chapa y pintura engloba varios actores, según destacó el ponente: “el operario, que intenta cumplir con los tiempos; el perito, que busca ser justo con los talleres y justificar un trabajo cada vez más digitalizado; el personal de aseguradoras y gestión de siniestros; el distribuidor de recambios o de pintura, ya casi sin margen y sin saber si el modelo actual continuará en el futuro; y el dueño del taller, que está pendiente de todos los aspectos del negocio, sin perder de vista los indicadores económicos y con el cliente siempre contento”.

Pero también se encuentra otro elemento: la cabina vacía que, en palabras del experto, puede significar que “no tengo trabajo, que en el taller no están puestos en marcha los procesos necesarios para que la cabina no esté ocupada o porque no tengo pintor”.

El porcentaje de reparaciones pagadas por aseguradoras asciende a un 80% del total (11% renting y 9% restante a gestores internos), de los que el 42% corresponde al taller independiente, el 27% al concesionario y el 31% dirigidas por aseguradoras, informó Ernesto Zapata durante la Convención de CertifiedFirst, en la que participaron, además de los talleres socios de la red especialista en chapa y pintura, más de 25 empresas y diez compañías aseguradoras.

Zapata también anunció que de los 11.300 millones de euros de facturación de seguros de Autos en 2019, unos 5.000 millones se destinaron a reparaciones de talleres, con un precio medio por póliza de unos 400 euros en nuestro país. Entre las principales inquietudes/objetivos de las aseguradoras, tres son las más importantes: cumplir con los objetivos en costes, mejorar la gestión de la reparación (encargo, valoración, agenda, entrega, facturación,...) y el direccionamiento.

En cuanto a los elementos clave para la elección de taller recomendado, los más importantes son las instalaciones (equipamiento, imagen, procesos,...), servicios como la flexibilidad, el enfoque cliente, la valoracion o la gestión del recambio, y la recomendación por parte de peritos, la red de mediación, los datos históricos o la reputación.

Por otro lado, Ernesto Zapata destacó que las empresas de gestión de siniestros son necesarias para el mercado y entre las claves para negociar con AMC, Renting y Flotas se encuentran el coste medio/cálculo coste hora, el presupuesto anual del taller, el cálculo del potencial productivo (agenda, nivel de prioridad, tiempo de ciclo,...), la flexibilidad en la gestión de la peritación previa/alternativa, la optimización de la valoración (reparación, sustitución, tipo de recambio) y la digitalización (foto, vídeo-peritación, webservice, gestión de KPIs) y definición de la estrategia de negocio.

En resumen, el ponente concluyó que la tendencia general en el negocio de la carrocería se dirige hacia el agrupamiento en un mercado altamente competitivo, con márgenes cada vez menores para todos. “Hay que saber segmentar y saber dónde y cómo posiciono mi negocio. Y una de las maneras es ofrecer más servicios, ya que una buena experiencia ayuda a mantener el cliente”. Según Zapata, “todos los actores son necesarios... y lo seguirán siendo a pesar de las incertidumbres”.