Mazda Motors, fabricante japonés de automóviles, ha concedido al sistema de pintura base agua Serie 90 de Glasurit la cualificación para el repintado en reparaciones que impliquen el color Soul Red Crystal. En consecuencia, Glasurit, perteneciente al grupo BASF, se convierte en proveedor mundial para las reparaciones que requieran el color que introducirá Mazda en su nuevo modelo CX-5.

La certificación permite a Glasurit suministrar a los concesionarios Mazda y a su red de talleres de esta región una solución eficiente y de alta calidad que cumple los límites de emisiones de VOC.

"Mazda y BASF llevan mucho tiempo colaborando en todo el mundo", ha declarado Oliver Birk, head of Key Account Manager Management región EMEA, en la división de BASF Coatings. "Nuestra excelente colaboración se basa en la fiabilidad de la provisión a Mazda de productos de alta calidad, asistencia técnica, procesos eficientes y nuestros conocimientos de desarrollo de colores".

Glasurit presta apoyo a la red Mazda en toda Europa en el lanzamiento del color Soul Red Crystal para el CX-5. Además de su sistema de pintura Serie 90 para reparaciones, la marca también ofrece cursos de formación en los que los pintores de Mazda pueden aprender a reparar este exclusivo color, utilizando la técnica de aplicación tricapa.

El color está desarrollado para acentuar el dinamismo de las formas del coche. Se compone de tres capas: una con partículas de aluminio brillantes, otra capa de color translúcida con pigmentos rojos saturados y, por último, la laca transparente. El color ya está disponible para los nuevos CX-5 de Mazda.

"Nuestros cursos de formación y la Serie 90 de Glasurit permitirán a todos los talleres asociados a Mazda realizar reparaciones perfectas de la pintura para la nueva generación de colores", explica Birk. "El color Soul Red Crystal es tan complejo que aconsejamos a los talleres que contacten con su representante de Glasurit antes de emprender cualquier trabajo de repintado de este color".