El ajuste de color depende en buena medida de su correcta aplicación y ésta, a su vez, dependiendo del cual se parte como base de la superficie que se va a pintar. Los colores translúcidos son todo un reto para los especialistas en el repintado a la hora de reproducir con éxito este tipo de acabados. No se trata solo de conseguir una igualación del color, sino también una igualación de su tonalidad.

La utilización del tono gris adecuado conlleva una reducción significativa del consumo del color de acabado. Por ello, DeBeer dispone de un círculo cromático asociado a una escala de grises (Grey Shades), ya que el escoger el tono de gris correcto facilita la cubrición, reduce el consumo de pintura y ajusta de tonalidad del color.

DeBeer ajuste color 2

En su escala de grises (Grey Shades), DeBeer dispone de los colores blanco y negro y de cuatro tonos de grises que se consiguen con la mezcla de los dos primeros. “En una gran mayoría de nuestros colores al buscar la fórmula de color se indica que tono de gris es recomendable utilizar”, aseguran desde la empresa.

Existen dos maneras a través del programa de color ICRIS de hacer el tono de gris recomendado:

  1. Con la misma calidad de la pintura que el color de acabado.
  2. Con el aparejo que, a su vez, se utilizará para la reparación. Esta segunda opción es la que ofrece una mayor rentabilidad a los talleres de reparación, ya que ahorra tiempos y materiales.

DeBeer asesora a todos los profesionales de la automoción con estos procesos de pintado, con el fin de facilitarles la realización de este tipo de trabajos con una mayor precisión en el ajuste y tonalidad de color.