Hoy en día, un accidente leve no implica la sustitución automática de las piezas plásticas dañadas. Con los productos de repintado adecuados y la aplicación correcta, los plásticos pintados se pueden reparar con muy buenos resultados.

 

Spies Hecker posee un sistema de pintado específico para plásticos, que incluye diferentes productos - imprimaciones, aditivos y barnices - para ayudar a los pintores a conseguir unas reparaciones de pintura efectivas en este tipo de substratos. La marca también ha elaborado unas reglas fundamentales para que el proceso sea más fácil y sencillo.

En opinión de Samuel Martínez, Responsable de Formación de Spies Hecker en España, el pintado de plásticos no tiene por qué preocupar a los pintores, siempre y cuando se respeten ciertos criterios básicos. "Para conseguir un buen acabado final, uno de los aspectos más importantes es realizar una valoración inicial precisa", matiza.

Antes de empezar la reparación, se ha de realizar una inspección minuciosa para valorar si la pieza es nueva o antigua, si ha sido pintada, imprimada o está sin tratar. Los pintores también deberían determinar si la pieza plástica se ha dañado o reparado anteriormente, y si es resistente a los disolventes.

Según palabras de Martínez, "la falta de conocimientos sobre las piezas plásticas supone el mayor desafío para realizar una buena reparación, por lo que es importante seguir las recomendaciones técnicas disponibles para cada tipo de plástico".

Una vez examinada, la pieza se ha de limpiar a fondo para asegurar una buena adherencia de los productos de pintura. Un desengrasante antiestático como Permasolid Desengrasante 7010 de Spies Hecker ayuda a limpiar la zona y a eliminar la electricidad estática de la superficie.

Este paso permite eliminar los contaminantes no solubles al agua, así como pequeñas cantidades de grasa y aceite. Permasolid Desengrasante 7010 se puede usar en la mayoría de las piezas plásticas del exterior del automóvil y ayuda a prevenir que el plástico atraiga partículas de polvo que podrían mermar la calidad del acabado final.

"Si las piezas se pintan en un color diferente, como sucede en los coches más antiguos o en el caso de piezas personalizadas, la selección de los productos más adecuados puede ser todo un reto. A la hora de desarrollar sus productos, Spies Hecker tiene muy en cuenta las necesidades de los talleres y ofrece a los pintores una amplia gama de herramientas del color que les ayuden a reproducir los colores correctamente", argumenta el responsable de formación.

Consideran, prosigue, que con las soluciones personalizadas que ofrecen para la reparación de plásticos, los pintores pueden reparar estas piezas, con independencia del estado en que estén, su antigüedad, color o del tipo de plástico, con la tranquilidad que les da un socio como Spies Hecker.