Para dar a conocer más información sobre los tipos de productos para reparar la pintura de un coche, Loctite explica en un artículo de su Blog Ruta 401 las tres capas diferentes que se diferencias en cualquier vehículo: Wash Primer, para mejorar la adherencia en superficies no ferrosas; pintura de color, que se emplea para dar el color necesario requerido por el cliente; y barniz, una pintura protectora que da un acabado brillante que protege la pintura ante condiciones climáticas.

También en esta entrada, Loctite indica los tres tipos de pintura que podemos encontrar en la industria actual: la acrílica, de secado rápido, fácil manipulación, acabado semibrillo y brillo; de poliuretano, que se seca con el uso de un catalizador que hay que mezclar en la proporción 4:1 3:1 2:1, dependiendo de la recomendada por el fabricante; y de poliéster, conocida como pintura base y derivada del poliuretano.

Las más utilizadas en la reparación de pintura para automóviles es la pintura base agua y lacas acrílicas de altos contenidos sólidos, mientras que en la reparación de vehículos industriales está más extendida la utilización de pinturas de poliuretano, dada su resistencia y el acabado robusto que dejan. Por su parte, en el taller de motos se utilizan las mismas técnicas que en los vehículos, aunque las colorimetrías suelen estar más logradas.