El equipo Punch Powertrain Solar logró el tercer puesto en la categoría Challenger del Bridgestone World Solar Challenge 2017, celebrado en Australia del 8 al 15 de octubre. Durante la carrera, el coche solar experimental Punch 2, diseñado por estudiantes de ingeniería de la Univerdad Católica de Lovaina (Bélgica), recorrió 3.021 kilómetros desde Darwin hasta Adelaida a una velocidad media de 76,2 km/h. Como Socio de Plata del equipo, Cromax ha proporcionado la pintura para el Punch 2, por lo que en el coche se incluye también el logotipo de la marca.

“Estamos encantados de ver que el equipo ha sido capaz de avanzar en el diseño y el rendimiento técnico de su vehículo, con la consecuente mejora del Punch 2 con respecto al quinto puesto conseguido en la carrera de 2015”, ha declarado Dries Van den Bergh, Brand Manager de Cromax para la región EMEA. “Cromax también ha aumentado su apoyo al equipo pasando de ser Socio de Bronce a ser Socio de Plata, proporcionando nuestros conocimientos técnicos y compartiendo nuestra amplia experiencia en deportes del motor”.

El Punch 2 se pintó con los colores blanco, azul y verde que Cromax desarrolló especialmente para el equipo. El proceso de pintura se llevó a cabo en el centro de formación de la marca para la región de EMEA, en Mechelen (Bélgica). Sus especialistas técnicos también ayudaron al equipo a conseguir sus objetivos en cuestión de ahorro energético, reduciendo el consumo de energía gracias a los sistemas de pintura altamente innovadores de Cromax.

Cromax se centra en ayudar a los talleres a mejorar su productividad, por eso muchos productos Cromax se han diseñado para que se puedan secar al aire, lo que ayuda a optimizar los procesos de flujos de trabajo y a ahorrar tiempo. Esto, a su vez, también repercute en una reducción del consumo de energía en cada fase del proceso de aplicación de la pintura. Para el equipo, esto era un aspecto muy importante, pues querían que el Punch 2 fuese sostenible y energéticamente eficiente, no sólo en carretera sino también durante todo el proceso de producción”, comenta Van den Bergh.

Este enfoque dio sus frutos, ya que el equipo ganó el premio a la innovación con su nuevo sistema de dirección hidráulica en las cuatro ruedas, que les permitió “navegar por la carretera” utilizando la energía del viento para aumentar la velocidad.