El 41% de los compradores de vehículos de ocasión considera el kilometraje el factor decisivo para efectuar la compra, según ponen de manifiesto las conclusiones de la última edición del Libro Blanco de VO de Ganvam, la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios. Este informe -que fotografía la percepción del usuario del mercado de ocasión a través de la opinión de más de 700 compradores y potenciales compradores- muestra que, aunque el precio sigue siendo el motor que mueve a los compradores, cada vez cobran mayor protagonismo otras prioridades relacionadas con la seguridad y la fiabilidad, existiendo una sensibilidad creciente por saber si la cifra marcada en el cuentakilómetros es la real.

En este entorno, Volkswagen se alza como una de las marcas más comprometida con la transparencia y calidad del mercado de vehículos de ocasión, al haber registrado ya el kilometraje de más de 23.600 vehículos procedentes de sus flotas en la plataforma digital Libro Mantenimiento, desarrollada por Ganvam en colaboración con la Dirección General de Tráfico (DGT).

A través de esta iniciativa de la patronal de la distribución, la enseña de origen alemán vuelca de forma telemática al Registro de Vehículos de DGT esta información, de tal forma que cuando el comprador solicita el Informe del Vehículo puede disponer de un historial completo donde consta el kilometraje, permitiendo asegurar la trazabilidad del vehículo en cada cambio de titularidad.

Libromantenimiento.ganvam es una plataforma tecnológica abierta y gratuita que permite a todos los actores vinculados al ámbito del mercado de ocasión (concesionarios, compraventas, talleres, empresas de renting, RAC, etc.) la anotación de la cifra de kilometraje del vehículo cada vez que pase por sus manos para una revisión, peritaje, etc. Esta información se traslada de forma telemática a la DGT permitiendo al futuro comprador manejar un historial lo más completo posible del coche, que le facilite la decisión de compra con garantías y le proporcione seguridad ante posibles fraudes. Este paso aporta, por un lado, transparencia a los operadores del mercado de ocasión y, por otro, valor al producto que están vendiendo.