La rentabilidad de los concesionarios españoles abandona los números rojos en el tercer trimestre de 2020, según los datos de Snap-on Business Solutions. Tras los descensos de actividad del primer semestre del año, en el periodo julio-septiembre volvieron a los beneficios, con una rentabilidad positiva del 0,86%. Además, los gastos generales descendieron un 10,8% respecto al mismo periodo de 2019.

A pesar de este ligero crecimiento, los números siguen siendo peores que en el año 2019 en cuanto a facturación total (-24,61%), la rentabilidad del área de Ventas (-18,28%) y del área de Posventa (-13,13%).

En un año claramente marcado por la Covid-19, los concesionarios han ido poco a poco reincorporando a toda su plantilla en este tercer trimestre, aunque sigue en números inferiores al año pasado, recogen las cifras de Snap-on. “La mejora de liquidez (ocasionada por las reestructuraciones acometidas especialmente en el segundo trimestre y por la menor presión de las pólizas para existencias) y el posicionamiento de ratio de absorción cercano a niveles pre-Covid, establece un escenario mejor de lo esperado allá por el mes de marzo, en el inicio de la pandemia”.

El área de Recambios aporta el 11% de la facturación y el 34% de la contribución al resultado, mientras que el de Taller supone el 6% de la facturación y una contribución al resultado del 16%

Por áreas de actividad, la de Ventas sigue siendo la que más aporta tanto en facturación (casi 84%) como en contribución al resultado (50%, creciendo casi un 2% frente al segundo trimestre del año). El área de Recambios, por su parte, aporta el 11% de la facturación y el 34% de la contribución al resultado, éste último descendiendo casi un 4%. En lo relativo a Taller, éste supone el 6% de la facturación y una contribución al resultado del 16%.

Según Ana Sánchez, directora de Estrategia e Innovación en España de Snap-on Business Solutions, “es evidente que la actividad en los concesionarios ha mejorado respecto al primer y segundo trimestre, pero las cifras de facturación total, Ventas y Posventa están todavía lejos de ser las habituales. Aunque se abandonen los números rojos en términos de rentabilidad, todavía hay que prestar mucha atención a lo que sucederá en el cuarto trimestre debido a los cierres perimetrales que se están produciendo en muchas comunidades, lo cual afectará al cierre del año y a las previsiones de cara a 2021”.