El buen comportamiento del sector turístico, que espera en 2017 batir un nuevo récord, tendrá también su reflejo en el mercado de los vehículos de ocasión, que podría rozar la cifra histórica de los dos millones de vehículos vendidos, lo que supone un incremento del 5%, según adelantaba el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, en la rueda de prensa previa al Salón del VO. En los cuatro primeros meses del año las operaciones con vehículos de segunda mano se dispararon un 21,7%, con 702.145 unidades, según datos del IEA.

Este hito tendrá su reflejo también en el mercado de nuevos, que previsiblemente terminará el año con un volumen en torno al 1,2 millones de unidades, alcanzando su situación natural. Con estas cifras, la relación de ventas VO/VN prevista se mantendrá como el año pasado alrededor de los 1,7 vehículos usados por cada uno nuevo.

Los datos aportados por Ganvam muestran la consolidación de un cambio de tendencia, convirtiendo a los seminuevos en protagonistas destacados del mercado; de hecho, mientras los de más de diez años crecen a un ritmo del 22%, los de hasta tres años lo hacen al 50%. Este despunte se debe a que se está llenando el vacío que existía años atrás en la oferta de coches usados jóvenes. Así, las flotas de alquiladoras funcionan de nuevo a pleno rendimiento como consecuencia de la buena marcha de la economía y las cifras récord de turistas.

Asimismo, las matriculaciones tácticas recuperan de nuevo protagonismo aumentando el stock de kilómetros cero. Esto explica, según Ganvam, que el 25% de las ventas de profesionales a particulares tengan ya como protagonistas a vehículos de menos de un año de antigüedad, procedentes precisamente de automatriculaciones y rent a car. En este sentido, el crecimiento de las ventas de seminuevos está contribuyendo a incrementar el volumen de negocio registrado por el sector, que en lo que va de año marca ya una subida del 22,7% hasta los 4.037 millones de euros.

Sin embargo, aunque el mercado de usados va poco a poco adquiriendo una oferta de mayor calidad, más de la mitad de las operaciones se realizan entre particulares con modelos de más de diez años como protagonistas. Desde Ganvam recuerdan que “si no se ponen en marcha planes de achatarramiento que puedan ayudar a las economías más débiles a retirar definitivamente de la circulación los vehículos más antiguos, éstos seguirán formando parte del circuito de ventas de segunda mano, lo que explica que nos encontremos con un mercado de extremos, donde los vehículos de más de diez años representan el 56% del total”.