Aunque la mayoría de los principales fabricantes de automóviles están invirtiendo miles de millones en electrificación y autonomía, el Centro estadounidense de Investigación del Automóvil (CAR) predice que esas inversiones podrían disminuir en los próximos años y que tales vehículos representarán sólo una parte pequeña en la próxima década, informa la web de Faconauto.

Así, los vehículos autónomos Nivel 4 y Nivel 5 representarán menos del 4% de las ventas de vehículos nuevos para 2030 en Estados Unidos, aunque ese número aumentará constantemente a aproximadamente el 55% para 2040. Además, el informe del CAR apunta que los motores de tecnologías alternativas, incluidos los vehículos con batería eléctrica y de pila de combustible, representarán el 8% del mercado para 2030.

La electrificación, ligada al vehículo autónomo, afectará primero a las flotas de servicios de vehículos compartidos en áreas urbanas densas. Pero una desaceleración económica, la desaceleración del mercado de vehículos nuevos o la falta de aceptación de la gente podrían obstaculizar significativamente su implementación más amplia en coches para uso particular.

CAR hace referencia a estudios que ponen de manifiesto que pocos estadounidenses consideran la opción compartir vehículos como alternativa a la propiedad (47%) que el transporte público tradicional, como autobuses (58%) y metro (86%).

Los conductores más jóvenes están más abiertos a la tecnología autónoma. De acuerdo a un informe citado por el centro, el 40% de los encuestados entre 25 y 34 años se siente cómodo con autonomía total, mientras que la cifra cae al 23% para las edades comprendidas entre 45 y 54 años y al 19% para el rango de entre 55 y 64 años.