La Asociación Española de Proveedores de Automoción (Sernauto) acaba de presentar los datos del sector correspondientes al ejercicio 2019 y sus previsiones para este año en curso. Según las primeras estimaciones, para 2020 se prevé una fuerte caída de la facturación del sector de proveedores de automoción entre un 20% y un 30%, fruto de la crisis económica que está provocando el coronavirus. De cumplirse estas previsiones, sólo el empleo directo caería entre un 6% y un 10%.

“Estas cifras demuestran, una vez más, la acuciante necesidad de poner en marcha un plan de choque que permita una reactivación más rápida del sector, conjugado también con un plan país a medio y largo plazo dado el rol estratégico que juega en la economía y sociedad española”, afirman desde Sernauto, que propone que este plan combine medidas de ayuda a la oferta y a la demanda ya que tendrán un mayor impacto en la economía. En paralelo a la renovación del parque, se deben poner en marcha ayudas vinculadas al desarrollo industrial para no perder competitividad.

La reducción de la producción de vehículos a nivel mundial, la incertidumbre y las tensiones comerciales, unido al profundo proceso de transformación al que se enfrenta el sector (movilidad, conducción autónoma, digitalización y electrificación), han hecho que la cifra de facturación de los proveedores de automoción instalados en España en 2019 se redujera ligeramente, alcanzando los 35.822 millones de euros, un 3,6% menos que en 2018, según datos de Sernauto.

Teniendo en cuenta que la producción mundial de vehículos cayó un 5,2% en 2019, el impacto en la facturación de los proveedores de automoción en España ha sido menor, gracias a su diversidad en mercados y clientes, el incremento de su competitividad y su apuesta por el liderazgo tecnológico, añaden desde la asociación.

Igualmente, se produjo una leve reducción de un 2% en el empleo directo generado por el sector que actualmente se sitúa en las 225.400 personas, 5.000 menos que en 2018. Este empleo directo se caracteriza, según Sernauto, “por ser estable, de calidad y repartido por toda la geografía”, representando más de 10% del empleo industrial en varias comunidades autónomas.

En 2019, el sector de proveedores de automoción generó más de 365.000 empleos directos e indirectos

Con el fin de poder mantenerse a la vanguardia tecnológica, los proveedores de automoción continuaron realizando una fuerte apuesta por la I+D+i, invirtiendo el 4,1% de su facturación (casi 1.460 millones de euros), el triple que la media industrial. Asimismo, las inversiones en capacidades productivas volvieron a rondar los 1.900 millones de euros, “un esfuerzo que se mantiene año tras año para seguir siendo competitivos y adecuarse a las demandas de sus clientes”, destaca la entidad.

Por otro lado, las exportaciones del sector cayeron un 3,1% en 2019, hasta alcanzar los 20.754 millones de euros, un 58% de la facturación. De la facturación total en el mercado nacional, 15.068 millones de euros, cerca de 9.800 millones corresponden al suministro de equipos y componentes a los fabricantes de vehículos (-4,6%) y 5.270 millones proceden del mercado de recambios (-3,9%).

En palabras del director general de Sernauto, José Portilla, “estábamos inmersos en una transformación industrial y tecnológica sin precedentes que la llegada de la pandemia no ha hecho más que acelerar. Es imprescindible contar ya con un plan país que apoye a nuestras empresas y genere confianza tanto a nuestros clientes como al mercado. No podemos permitirnos perder el liderazgo con el que ahora contamos a nivel europeo y mundial porque ello repercutiría seriamente en el empleo y en el bienestar de millones de familias. Es tiempo de innovar, trabajar juntos y potenciar la oferta y la demanda de vehículos”.