La correcta salud visual es uno de los aspectos más relevantes de la seguridad al volante. Por esta razón, el grupo Essilor, Cepsa, la Fundación Española para la Seguridad Vial (Fesvial) y el Instituto de Tráfico y Seguridad Vial (Intras) de la Universidad de Valencia elaboran un macroestudio sobre el estado de la visión de 3.000 conductores de toda España, con el fin de medir capacidades vitales para la conducción tan relevantes como la agudeza visual binocular de lejos, sensibilidad al contraste, deslumbramiento, percepción cromática y campo visual, entre otras variables.

Todos estos aspectos han sido evaluados a conductores que transitan por las estaciones de servicio de Cepsa en las diferentes Comunidades Autónomas. Las pruebas han sido realizadas por un grupo de personas formadas en el uso del Instrumento Visiosmart, mientras que la evaluación y análisis de los resultados serán realizados por la Universidad de Valencia.

Este estudio da continuidad al acuerdo que Essilor firmó a nivel mundial con la Federación Internacional del Automóvil (FIA), apoyada a nivel local con RACE, socio fundador en España, para llevar a cabo una campaña de concienciación sobre la importancia que tiene la buena visión en la seguridad vial. Como parte de esta alianza, durante el verano de 2018 ya se realizó en España el estudio de opinión “Visión y Conducción: hábitos y percepciones sobre la relación entre visión y conducción”, en el que participaron 3.026 conductores españoles y que coincidió con la operación salida de verano.

Se prevé que los datos del estudio ‘in vivo’ sean presentados en junio, coincidiendo con la operación salida del verano. Además, los resultados servirán para la reactivación de la campaña de concienciación sobre seguridad vial y visión que Essilor lleva a cabo con las empresas e instituciones que han participado en la elaboración de la investigación.

Según el estudio realizado el año pasado, un 25% de conductores de entre 56 y 70 años es más propenso a sufrir patologías oculares por causa del envejecimiento, y está más de doce meses sin visitar al oculista. Luis Montoro, presidente de Fesvial y Catedrático de Seguridad Vial de la Universidad de Valencia, afirma que “hasta un 5% de los accidentes de tráfico podrían relacionarse con problemas de visión. Este estudio pretende averiguar la importancia que las personas que conducen dan su salud visual y si ésta es un valor determinante para su seguridad al volante”.

Un 64% de los conductores que se ha hecho pruebas de visión y conducción lo ha hecho en el reconocimiento médico para la renovación del carné de conducir, mientras que sólo un 16% ha acudido al oftalmólogo y un 12% ha consultado en una óptica. Además, según el estudio de 2018, la mayoría opina que su visión ha empeorado con el paso del tiempo, algo que se descubre especialmente cuando se conduce de noche (30%) y por la peor nitidez con la que ven los carteles informativos de la carretera (17%), así como la claridad a la hora de leerlos (14%).

En relación con la visión, los deslumbramientos en carretera provocados por el sol son otro peligro a tener en cuenta. Cerca del 80% los ha sufrido al volante. Además, una de cada cinco personas consultadas reconoce haber tardado en ver una señal de tráfico mientras conducía y tres de cada diez personas declaran haber tardado también en reaccionar al volante por causa de problemas de visión. Es más, un 8% de los conductores reconoce haber confundido en alguna ocasión una señal de tráfico durante la conducción.