La facturación de los talleres de reparación y mantenimiento de vehículos se ha incrementado en torno a un 3% de media a nivel nacional durante el primer semestre del año, pero el dato contrasta con el aumento, en un 5%, en las entradas de vehículos al taller respecto al mismo periodo del año pasado. Así lo muestra el último estudio realizado por Conepa, que reporta también una clara diferencia entre el comportamiento de la demanda en los núcleos urbanos, más positivo, y el mundo rural, donde la mejoría económica se percibe en menor medida.

“La mejor noticia es que, por vez primera en mucho tiempo, podemos hablar de una mayor estabilidad en las entradas al taller”, señala Víctor Rivera, secretario general de Conepa, quien, sin embargo, pone de manifiesto el grave problema en la rentabilidad en el sector. “Aun cuando los talleres en este momento gozan de un buen nivel de actividad, la percepción de los empresarios sobre la incidencia de la recuperación económica general en sus empresas dista mucho de ser optimista. Por otra parte, no podemos olvidar que las cifras de ventas del sector están lejos de las reportadas antes de la crisis, en torno al 8% por debajo”.

Por meses, los comprendidos en el primer trimestre muestran un comportamiento estable en las ventas (2,5% de subida media, cuatro décimas superior al crecimiento en el mismo periodo de 2016), abril quiebra a la baja, mientras que mayo y junio compensan con creces, según el balance de Conepa.

Por especialidades, se observa un crecimiento bastante uniforme, aunque algo superior en electromecánica que en carrocería. “La rentabilidad en esta última especialidad resulta preocupante por las presiones a la baja en los precios que pagan los grandes clientes, especialmente las compañías aseguradoras y de renting”, señalan desde la Federación Española.

Sobre el aumento real del trabajo, Conepa ofrece, como objetivo, la mayor demanda de empleo, sobre todo para las especialidades ligadas a la electromecánica. En las entidades asociadas que cuentan con este tipo de servicio, las peticiones de selección de trabajadores han crecido casi un 40% sobre el primer semestre del año pasado, un dato aparentemente espectacular que ha de ser matizado, tal y como indica el secretario general. “Hay una mayor dificultad para encontrar especialistas a través de cualquier vía de búsqueda de personal. De ahí que muchos de los talleres que recurrían a otras fórmulas para hacerlo, ahora se dirijan hacia nosotros”. A colación de ello, Víctor Rivera indica que “esta situación está originando ya una subida de salarios en la práctica”.

A la hora de hablar de previsiones, los talleres apuestan por la estabilidad y esperan llegar al final de año con un crecimiento medio porcentual similar en facturación al acumulado hasta junio.