La inestabilidad atmosférica, la llegada de aire muy cálido procedente del continente africano y la intensa radiación solar propia de estas fechas dejarán en España temperaturas superiores a los 40 grados en los próximos días, muestran las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Ante este escenario, tomar las máximas precauciones con el vehículo y sus ocupantes es fundamental para evitar incidentes ya que, precisamente, en etapas de elevadas temperaturas es cuando se registra el mayor número de asistencias en carretera. Según datos de Autoclub Mutua, compañía especializada en asistencia en carretera del Grupo Mutua Madrileña, los incidentes en carretera se incrementan hasta un 30% en verano, y hasta un 50% en días de temperaturas máximas.

En el año 2018, Autoclub Mutua gestionó un 27% de las asistencias totales del año en los meses de junio, julio y agosto. En la última semana del mes de junio, coincidiendo con la entrada del verano y la subida de las temperaturas, las asistencias aumentaron un 4% con respecto a la semana anterior, superando las 17.000 en siete días. El 30 de julio fue el día con más asistencias registradas por Autoclub Mutua, con más de 4.000.

AsistenciasAutoclubMutua2

Como en otros ejercicios, las asistencias en carretera más frecuentes en verano (entre junio y septiembre de 2018) son, por orden de incidencia, las averías mecánicas (motor), con un 43,27% del total, las eléctricas, básicamente por problemas con la batería (40,03%) y las de los neumáticos (14,78%), sobre todo por reventones y pinchazos.

Con el fin de prevenir incidentes de circulación ante la ola de calor que se avecina, Autoclub Mutua ofrece las siguientes recomendaciones:

  1. Controlar la temperatura del motor. El sobrecalentamiento del vehículo es uno de los mayores riesgos ante una ola de calor. Para prevenirlo, es útil controlar la temperatura del motor: cuando ésta se aproxima a zona de alerta roja, conviene no pararlo de golpe. Sí que es útil, sin embargo, apagar el aire acondicionado y abrir las ventanillas. Esto facilitará que el motor pueda comenzar a enfriarse, al tener menos cargas que soportar.
  2. Revisar el sistema de refrigeración y comprobar el buen funcionamiento del aire acondicionado. El nivel bajo de refrigerante y el envejecimiento del líquido pueden provocar una mala refrigeración del vehículo. Igualmente, para un mayor confort del conductor es fundamental revisar el buen funcionamiento del aire acondicionado.
  3. Verificar el nivel de aceite del vehículo. El nivel muy bajo es perjudicial ante elevadas temperaturas y hace que pierda eficacia el sistema, lo que puede generar complicaciones añadidas.
  4. Bajar las ventanillas al acceder al vehículo para igualar la temperatura interior y exterior antes de poner el sistema de climatización. Esta práctica evita sobrecargas de uso y alarga la vida de los elementos de climatización.
  5. Comprobar el estado y el nivel del líquido de frenos. Con mucha temperatura, los frenos pierden eficacia con lo que es vital revisar sus condiciones si se va a usar el vehículo en condiciones de calor extremas.
  6. No dejar el coche en marcha al ralentí con el aire acondicionado o el climatizador en uso mientras se espera o descansa, ya que se puede descargar la batería.
  7. Evitar circular en horas de máximo calor. Además de al motor, esto podría provocar un sobrecalentamiento de los neumáticos. Igualmente, verificar su estado y presión y ponerlos a punto es útil para evitar incidentes. Con altas temperaturas, son más propensos a sufrir pinchazos y reventones.
  8. Nunca dejar a personas mayores, menores ni animales en el interior, aunque sea con las ventanillas abiertas.
  9. Mantenerse hidratado. Beber constantemente y de forma abundante agua y otros líquidos, como zumos de frutas. Llevar suficiente agua si se viaja con niños o personas mayores. Evitar el alcohol y las bebidas con cafeína y alto nivel de azúcar.
  10. Estacionar en zonas de sombra y proteger el interior del vehículo con un parasol. La incidencia directa del sol sobre el interior puede provocar daños y deformidades.