Las matriculaciones de turismos en Cataluña han cerrado enero con un total de 13.485 unidades, lo que representa una bajada del 12,3% respecto al mes de enero del año anterior. Por provincias, Barcelona presenta una bajada porcentual del 13,7%, mientras que Girona y Tarragona lo hacen un 9,7% y 11,7%, respectivamente. Sin embargo, Lleida presenta una subida del 7,7%.

Por canales, el canal particular ha bajado un 10,7%, el de empresa ha disminuido en un 7,9% y el canal rentacar o alquiler pierde un 54,2%. Comparado con el mercado nacional, la diferencia más importante tiene relación con el canal rentacar.

Por otro lado, en Cataluña la motorización preferente del mercado es la de gasolina (69%), mientras que el diésel equipa un 21% de los automóviles y el vehículo con motor eléctrico representa un 0,7%. Sin alicientes a su compra, su presencia en el mercado es testimonial. Las motorizaciones alternativas representan un 10%, que es la suma de automóviles híbridos eléctricos (7,1%), automóviles motorizados con gas (2,2%), eléctricos puros (0,7%).

Joan Blancafort, responsable de Comunicación del Gremio del Motor de Barcelona y la Federación Catalana Fecavem, destaca las dudas y la confusión generalizada sobre qué coche adquirir. Por eso, la demanda se debilita y retrae a la espera de aclarar las dudas en cuanto a la elección de las diferentes tecnologías del mercado. De momento, el comprador apuesta por un valor seguro, el motor de combustión interna, preferentemente gasolina.

“Desde el sector hemos de hacer un esfuerzo para difuminar esa confusión generalizada, con el apoyo de nuestra Administración”, indica Blancafort. “Por el peso que tiene el sector de la automoción, un cambio de tendencia fortalecería nuestra economía, la ocupación, así como la recaudación vinculada al sector. Además, el freno en la renovación afecta al envejecimiento del parque móvil, con efecto directo en el volumen de emisiones y en la seguridad vial”. Por ello, explica que “desde el sector se apuesta por trasladar de manera clara a la opinión pública los esfuerzos del sector para alcanzar el reto cero emisiones y para introducir nuevos vehículos más eficientes y seguros, retirando los de mayor antigüedad”.