Las transferencias de turismos y todoterrenos usados crecieron un 2,5% en el primer trimestre del año respecto a las cifras alcanzadas en el mismo periodo de 2017, hasta situarse en las 473.984 unidades, según datos de la consultora MSI para Faconauto. En marzo, las ventas cayeron un 11,2%, hasta alcanzar 156.548 unidades. Con este dato, la previsión para el cierre de año se sitúa en algo más de dos millones en ventas, lo que representaría un crecimiento del 4,7%.

Este comportamiento “plano” se debe, según Faconauto, a que las ventas entre particulares, que supusieron hasta marzo el 51,1% del total, retrocedieron un 0,3%, mientras que el canal de los compra-venta caía otro 0,3%. Así, son las ventas que hacen los concesionarios las que están manteniendo el mercado, al incrementarse en lo que va de año un 24,1% y alcanzar las 90.475 unidades. Los concesionarios han acaparado en este periodo el 19,1% de todas las transferencias.

La configuración actual del mercado de la automoción nacional, en el que se están produciendo muchas automatriculaciones y operaciones de kilómetro 0, favorece las ventas de coches usados “jóvenes”, que son las que habitualmente realizan los concesionarios. De acuerdo a la patronal, las transferencias de modelos de hasta tres años han crecido un 16,1%, mientras que los van de tres a cinco lo hicieron un 15%. Por el contrario, los modelos que tienen entre seis y diez años cayeron un 18,1% y los de más de diez, el 59,3% de todas las operaciones, sólo subieron un 2,5%.

En cuanto a los combustibles, los coches diésel son los que predominan, cuyas transferencias crecieron un 2,3% en el primer trimestre y supusieron el 64,8% del total. Por su parte, los modelos de gasolina crecieron un 2% y acapararon el 34,4%.

“En un mercado de ocasión 'cualificado', son los coches de menos de cinco años los protagonistas, y eso es justamente lo que está pasando actualmente en nuestro país. Es, además, la tendencia que debería primar, en detrimento de los usados antiguos, como ocurre en otros países relevantes de nuestro entorno”, ha indicado Raúl Morales, director de Comunicación de Faconauto. “Por un lado, el incremento de matriculaciones de coches de los últimos años y, por otro, las automatriculaciones y las operaciones de kilómetros 0 actuales están permitiendo que la oferta de estos modelos sea abundante y muy competitiva. Por ello, los conductores, en muchos casos, cambian su intención de compra cuando se acercan al concesionario y se decantan por estos usados “jóvenes”, por la garantía, por el precio y porque responden a sus necesidades de seguridad y de medio ambiente”.

Por Comunidades Autónomas, la mayor parte de ellas vieron caer sus ventas de usados hasta marzo. Sólo crecieron en Castilla-La Mancha (17,6%), Comunidad de Madrid (13,5%), Cataluña (10%), Extremadura (4%) y Asturias (0,2%). Por el contrario, la región que más cayó fue Ceuta (-14,7%), seguida de Melilla (-13,2%), La Rioja (-6,8%), Baleares (-6,4%), Murcia (-5,3%), País Vasco (-4,8%), Cantabria (-4,6%), Castilla y León (-4,2%), Canarias (-2,6%), Aragón (-2,2%), Andalucía (-2,2%), Navarra (-2,1%), Comunidad Valenciana (-1,7%) y Galicia (-0,3%).