El mercado de ocasión en 2017 ha visto cómo han aumentado las operaciones con seminuevos, que prácticamente duplicaron en ritmo de crecimiento a los de más de diez años: mientras los mileuristas despidieron el año creciendo a un ritmo del 15%, los más jóvenes lo hicieron al 33%, según datos de Ideauto para Ganvam. Si bien el ejercicio cierra por encima de los 2,1 millones de unidades vendidas, el crecimiento es de casi el 14%, un 3% por encima de lo estimado.

También durante este año el mercado de VO ha reforzado el protagonismo de los concesionarios y compraventas en un entorno donde todavía el 57,7% de las operaciones se las apuntan los particulares. Así, en 2017, donde se ha consolidado la movilidad urbana, se ha ido fraguando un cambio de mentalidad en el comprador de usados, cada vez más exigente y demandante. Esto explica que el peso del vendedor profesional aumentara un 24,3%, lo que supone quitarle un 3,6% a la venta privada.

Sin embargo, Ganvam señala que las operaciones de usados en el canal profesional han estado polarizadas entre los modelos de más de diez años (que crecieron un 35,5%) y las de menos de tres años, que crecieron casi un 35% por el tirón de las automatriculaciones, que nutren al mercado de usados de kilómetros cero en un momento en el que son muy demandados. De hecho, uno de cada cuatro usados vendidos por compraventas y concesionarios tuvo menos de un año en 2017.

En cuanto al perfil del comprador de VO, aunque en 2017 predominó un particular en el 85% de los casos (un 10% más), Ganvam muestra que el mercado de usados se alzó el año pasado como la solución de las empresas para renovar las flotas a precios más asequibles. De esta forma, las compras corporativas despidieron el ejercicio con una subida del 45,7%.

Según el director general de Ganvam, Tomás Herrera, “aunque el mayor ritmo de crecimiento lo registren los usados más jóvenes, lo que es sin duda un síntoma de que la salud de nuestro mercado de ocasión mejora, no perdamos de vista que casi seis de cada diez coches de segunda mano tienen todavía más de diez años. Reducir ese margen implica ayuda externa en forma de programas de achatarramiento. Sólo un mercado de VO donde la oferta esté formada por modelos jóvenes será realmente maduro, alcanzando el ratio de 2,5 vehículos de ocasión por cada vehículo nuevo, frente al 1,7 a 1 actual”.