Las matriculaciones de turismos y todoterrenos en Cataluña disminuyeron un 4,7% durante la primera quincena de noviembre, con un volumen de 5.126 unidades, cifra que contrasta con la progresión del 4% experimentada por el conjunto español en el mismo periodo. Según una información de Europa Press, las ventas se vieron afectadas por la incertidumbre política, que repercutió especialmente sobre el canal rent a car, con un retroceso del 53%.

Por canales, el de particulares en Cataluña alcanzó un volumen de 3.065 unidades en los primeros 15 días de noviembre, lo que supone un aumento del 1,2%, mientras que el canal de empresas bajó un 3,7% hasta las 1.868 unidades. Por su parte, el de alquiladores se desplomó un 53% en comparación con el mismo periodo del año anterior, con 193 unidades.

En la ciudad de Barcelona, las matriculaciones de automóviles cayeron un 5% en la primera quincena de este mes, con 4.090 unidades, un retroceso motivado por la caída del 57% de las compras por parte de las empresas de alquiler (177 unidades) y por el comportamiento plano del canal de empresas (1.680 unidades). Por su parte, los particulares compraron 2.233 turismos y todoterrenos en la ciudad condal, lo que supone un crecimiento del 1,3% en el periodo analizado.

En cuanto al conjunto del mercado español, las matriculaciones en la primera quincena de noviembre se situaron en 30.603 unidades, lo que representa un incremento del 4% respecto al mismo periodo de 2016. Por canales, el de empresas bajó un 4% hasta las 9.660 unidades, mientras que el de particulares creció un 6,4% (18.763 unidades) y el de rent a car aumentó un 25% (2.178 unidades).