Las familias españolas gastaron 1.185 euros de media en carburantes y lubricantes para sus vehículos en 2015, lo que supone una caída de algo más de 110 euros respecto al año anterior, según se desprende de la última actualización de los indicadores Habits Big Data, que elabora la empresa AIS Group.

Las familias de las Islas Baleares son las que mayor cantidad media destinan al combustible de sus vehículos, unos 1.485 euros anuales, 300 euros por encima de la media española. A continuación se sitúan las de la provincia de A Coruña, que son las que mayor gasto medio realizan en carburante (1.450 euros), seguidas de las de Toledo (1.425) y las de Murcia (1.390). Por el contrario, aragoneses y vascos son los que menos gastan de media, mientras que Teruel, Zaragoza, Huesca y Álava presentan volúmenes inferiores a los 1.000 euros anuales en carburante por familia.

La tendencia general en prácticamente todas las provincias ha sido a reducir el gasto familiar en carburantes y lubricantes, señala el estudio de AIS Group. La media española respecto a 2014 se ha rebajado un 9%, unos 110 euros, aunque el descenso es más acusado si nos remontamos a 2012: de los 1.410 euros de media que las familias destinaban a llenar el depósito ese año, se ha pasado a los 1.185 de 2015, lo que supone una caída de un 16%.

Analizando las variaciones provincia por provincia, las familias que más han reducido su inversión en carburantes entre 2014 y 2015 han sido las de Huesca, que en último año destinaron un presupuesto cerca de un 20% inferior. La única provincia cuyas familias han aumentado su gasto en esta partida en el último ejercicio fue Burgos (6%), que en euros corresponde aproximadamente a unos 70 euros al año.

En cuanto a las localidades de más de 10.000 habitantes, el informe muestra que las familias con la media de gasto más elevada de España se reparten entre varios municipios de las provincias de A Coruña, Pontevedra, Baleares y Valladolid, superando en algunos casos los 2.000 euros anuales. En cambio, el gasto medio más bajo se da en grandes núcleos urbanos como las capitales de provincia. Así, Bilbao es la ciudad donde se da el menor gasto medio en carburantes de toda España, con 715 euros, y le siguen Ourense (723) y San Sebastián (725).

En Madrid y Barcelona el gasto medio de las familias en carburante también quedó por debajo de la media española, con una media de 1.030 y 835 euros, respectivamente. La capital de provincia con mayor volumen de gasto medio en carburantes entre sus familias es Cáceres con 1.450 euros.