Con una caída estimada del PIB de un 11% y del consumo privado del 10,3%, el mercado español de turismos cerrará 2020 con poco más de un millón de ventas (1.008.040 unidades), una caída del 31,6% respecto a 2019 cuando fue del 4%. De este modo, nuestro país regresa a las cifras de 2014, en los últimos coletazos de la anterior crisis, según datos del estudio del Arval Mobility Observatory.

En este entorno de incertidumbre social y económica, repunta el mercado de ocasión. Aunque en términos absolutos también cae un 19,5% y baja de la barrera de los dos millones de unidades, el ratio de vehículos de ocasión por cada uno nuevo asciende un 22,4%, hasta situarse en 2,05. De nuevo, el mercado nacional vuelve a cifras de 2013 y hasta 2022 no regresará a un ratio cercano al 1,5 (1,57, cifra similar a la de 2016).

El informe señala, además, que el 58,4% de los coches de ocasión que se venderán este año tiene más de diez años de antigüedad, lo que supone cerca de un millón de automóviles, cifra similar al total de turismos nuevos comercializados.

Con estas cifras, el parque español crecerá un 1,5% hasta los 28.188.467 vehículos, pero acentúa su proceso de envejecimiento lo que tiene, a su vez, una repercusión directa en las emisiones y en la seguridad vial. El 65% de los coches que circulan por España tienen etiqueta B (32%) o no tienen etiqueta (33%), mientras que los coches menos contaminantes tienen un peso mucho menor: Cero emisiones (0,2%), ECO (1,6%) y Etiqueta C (33%). Por su parte, la tasa de accidentalidad de los vehículos con más de cuatro años es superior a la de los vehículos nuevos.

arval mobility observatory previsiones

Por otro lado, las previsiones para los próximos años son positivas, aunque hasta 2022 no se alcanzará un volumen similar al de 2019. Según el Arval Mobility Observatory, en 2021 se prevé un crecimiento del 23,2% (1.241.565 unidades); en 2022, del 15,9% (1.438.903); y en 2023, del 5,7% (1.520.213).

El estudio también destaca la mayor concienciación con la movilidad sostenible y la reducción de la huella de carbono. Las empresas y el renting, que siempre son punta de lanza en las tendencias globales del mercado, apuestan por los coches electrificados. Un 53% va a comprar híbridos en los próximos tres años (ocho puntos porcentuales más que la media de la UE); un 43%, híbridos eléctricos; y un 41%, eléctricos.

También es positivo, según Arval, la importancia creciente que las empresas dan a la movilidad de sus empleados. “Los planes de movilidad ya son un factor estratégico, y conducirán hacia una multimodalidad que permitirá en el futuro que los usuarios disfruten de los medios de transporte que realmente necesiten en cada momento, con un sistema de pago centralizado a través de una app de sencillo manejo”.