Representantes de Aeca-ITV han mantenido una reunión con los de la Subdirección General de Regulación y Relaciones Internacionales, de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, para informarles de las “cifras inadmisibles de absentismo” en la inspección técnica de vehículos y su relación directa con la siniestralidad en las carreteras españolas, acreditada en el Estudio realizado por la Universidad Carlos III de Madrid sobre Contribución de la ITV a la Seguridad Vial y el Medio Ambiente.

Los responsables de la Subdirección General pusieron en valor este estudio que demuestra que las ITVs evitan al año 539 víctimas mortales, cerca de 12.100 heridos de distinta consideración y al menos 17.700 accidentes de tráfico. Si el total de los vehículos que no acuden a las inspecciones obligatorias lo hubieran hecho, podrían haberse evitado al menos 8.800 accidentes, más de 7.000 heridos y 161 muertes adicionales.

Cerca de siete millones de vehículos circulan por nuestras carreteras sin realizar la ITV, lo que supone uno de cada cinco vehículos, con el riesgo de generar víctimas y daños por mal estado de los mismos. Los valores más importantes de absentismo por tipo de vehículo se da en turismos (16%), en furgonetas (40%), en motocicletas (43%) y en ciclomotores (58%).

Recientes datos de la DGT confirman que la furgoneta, vehículo que en el 2018 supone ya un 7% del parque circulante, está implicado en el 11% de los accidentes de tráfico. En 2018 hubo 234 víctimas mortales por accidentes de furgonetas (13% del total de víctimas), con un incremento de un 41% del número de accidentes en los últimos 5 años de este tipo de vehículos. Además, según la DGT, el dato de las furgonetas implicadas en accidentes con víctimas mortales que no habían realizado la ITV correspondiente es de un 10%, aún más grave en el grupo con una antigüedad entre 20 a 24 años, siendo en este caso el 16% de furgonetas implicadas.

Entre las medidas que se proponen implantar para reducir la siniestralidad, destaca que las entidades aseguradoras, en el momento de renovar y realizar subrogaciones de las pólizas de seguro contratadas, cotejen y exijan que el vehículo tenga la ITV en vigor y, en todo caso, que informen al asegurado que no estará cubierto por su seguro si se produce un siniestro y su vehículo no tiene la ITV vigente. Esto puede implicar que el usuario deba afrontar importantes gastos de los que no siempre es consciente.

La Dirección General de Seguros mostró preocupación por las altas cifras de absentismo en España y su vinculación directa con la siniestralidad, manifestando su apoyo a las propuestas de Aeca-ITV e insistiendo que, desde su punto de vista, las sanciones de tráfico por no tener la ITV vigente deberían ser más elevadas dado el impacto directo que esta infracción tiene sobre la vida de las personas y el medio ambiente.

Tanto desde Aeca-ITV como desde la Subdirección General de Regulación de la Dirección General de Seguros hubo un compromiso de colaboración y apoyo para que los principales Ministerios implicados (Industria, Transición Ecológica, Justicia, Asuntos Económicos, e Interior) sean aún más conocedores de esta situación, sensibilizando a la población sobre el problema del absentismo y apoyando medidas encaminadas a reducirlo, lo que redundaría en una mejora directa de la seguridad vial y medioambiental.