Por cada kilómetro que se ha dejado de recorrer durante el estado de alarma, el impacto para la posventa es de tres céntimos. Así lo muestran los datos de Solera, que calcula que si a esa cifra se multiplican los 3.000 kilómetros de media que se han dejado de hacer (un 15% menos) por el confinamiento entre mediados de marzo y mayo, son 90 euros por coche o 2.600 millones de euros por todo el parque de turismos, todoterrenos y comerciales ligeros, un 17% menos respecto a los ingresos previstos para 2020.

Durante la presentación del nuevo modelo de “Taller contactless”, José Luis Gata, responsable de Mercado Posventa de Solera, afirmó que surgen dos caminos diferentes de recuperación para el taller en plena desescalada. Por un lado, la parte de carrocería prevé una senda en forma de “V” debido a la caída en picado de la movilidad y de los siniestros por el confinamiento.

En el caso de la mecánica, Solera estima que la recuperación se producirá en forma de “W” para dar respuesta en un primer momento a los mantenimientos retenidos y a la campaña estival, que caerán posteriormente por el menor desgaste de los vehículos al haber estado confinados.

En este contexto, José Luis Gata cree que “las empresas están obligadas a hacer un plan de negocio a dos años para que salga la cuenta de resultados, debido a este nuevo escenario que obliga, por un lado, a hacer inversiones para adaptarse a los nuevos criterios de seguridad, y, por otro, a digitalizarse para prestar servicio a un cliente conectado y que quiere un servicio que le aporte confianza, es decir, un taller contactless”.

Evolución prevista de la posventa para 2020 antes de y con el Covid-19 (Fuente: Solera)

solera talleres contactless tabla