Según un estudio realizado por la consultora MSI, en el que se mide el impacto que está teniendo sobre la red de concesionarios, la actividad de los talleres oficiales ha caído un 95% desde la entrada en vigor del estado de alarma. Así, la falta de ingresos y demanda que indican las cifras hace “inviable” el que la posventa oficial pueda mantener su actividad, ya que supondría asumir, de media, unas pérdidas del 85% sólo en marzo.

Respecto al resto de líneas de negocio de las concesiones, el informe de MSI sitúa las pérdidas en un 87% en el caso de las ventas de vehículos nuevos y de un 85% en el caso de las de vehículos usados.

Los datos de matriculación apuntan en esta dirección, destacan desde Faconauto. Sólo se matricularon 808 vehículos en España el día 18 de marzo, de los que 373 correspondieron al canal de particulares, suponiendo una caída del 80,3% respecto al mismo día del año pasado. Por su parte, el canal de empresas matriculó 371 vehículos, con un descenso del 73,4%, mientras que el de empresas alquiladoras matriculó 63 unidades, suponiendo una caída del 92,8%.

Faconauto ha recomendado, “por responsabilidad”, que los concesionarios oficiales cesen también su actividad de taller, salvo un servicio de urgencia, ya que entiende que “es la manera de contribuir al primer objetivo plantado por esta situación excepcional, que es el de frenar la expansión de la pandemia y el de proteger la salud de sus empleados y clientes”.

En este sentido, la patronal recuerda que, “ante el riesgo de contagio en los talleres, no existe hasta la fecha un procedimiento verificado que permita higienizar o limpiar los vehículos de clientes con garantías sanitarias efectivas”.