Además del fuerte descenso de las matriculaciones, la crisis del coronavirus ha provocado fuertes restricciones en la movilidad y, en consecuencia, una menor utilización de los vehículos. El presidente de la Asociación de Empresarios de Talleres de Reparación de Automóviles y Afines de la Provincia de Alicante (Atayapa), Guillermo Moreno, destaca que “aunque pueda parecer lo contrario, cada vez que cae la venta de vehículos nuevos, también se reducen las reparaciones. Es un fenómeno difícil de explicar pero que en este último año, marcado por la pandemia de coronavirus y las restricciones de movilidad, tiene una justificación más clara”.

El uso de los vehículos ha caído en picado. “En el confinamiento los coches estuvieron tres meses parados y salvo en la época de verano, en que la circulación casi llegó a normalizarse, después volvimos a un escenario de nuevas restricciones, con la imposibilidad de salir de las comunidades autónomas. A ello se le han añadido ahora los cierres perimetrales de las ciudades, con lo que el escenario es totalmente negativo para el sector de los talleres”, explica Moreno al periódico Información.

Según el presidente de Atayapa, “los vehículos se están utilizando mucho menos, por lo que también hay muchas menos averías y, lógicamente, reparaciones”. Las revisiones de mantenimiento han bajado igualmente, en consonancia con el menor número de kilómetros recorridos. “Las secciones de mecánica y electricidad no levantamos cabeza, ni tampoco las de chapa y pintura, dado que, por idénticos motivos, también está habiendo muchos menos accidentes”, añade.

El resultado es que la actividad de los talleres ha caído hasta casi la mitad. Teniendo en cuenta este porcentaje y los datos recientes de facturación en la provincia, las pérdidas en 2020 se sitúan alrededor de los 125 millones de euros. El sector alicantino está configurado por 900 talleres que dan empleo a 3.600 trabajadores, y que se está teniendo que recurrir a ERTE para hacer frente al complejo momento actual.

Las tiendas de recambios también está acusando el problema. El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Venta de Equipos, Componentes, Recambios y Accesorios (Aveca), Jesús Campos, señala que las ventas han caído un 25% como consecuencia de la menor actividad de los talleres y la menor demanda por parte de particulares. “La época de Navidad era muy buena para nosotros por los viajes de vacaciones o para ver a la familia. Ahora, además, los cierres perimetrales nos están haciendo mucho daño”.