Las transferencias de vehículos usados crecieron un 5,6% en julio, hasta las 194.380, en comparación al mismo mes de 2019, según datos de MSI para Faconauto. Se trata del primer registro positivo desde febrero y confirma que la recuperación de este mercado se está produciendo también antes de los esperado. Sin embargo, en el acumulado de este año, la bajada es todavía del 26,1% con respecto a 2019, con 872.962 ventas.

Con estas cifras positivas, la previsión es que las transferencias de usados caigan un 17% en 2020, con algo más 1,7 millones de operaciones. Por tramos de edad, la patronal señala que sufrirán menos los segmentos de vehículos jóvenes, de 3 a 5 años, con un leve descenso del 1,1% en relación con 2019. Sin embargo, los vehículos que se venderán más seguirán siendo los de más de 10 años, con más de un millón de unidades y a pesar de caer en un 17%.

Respecto al mes de julio, todos los tramos de edades, salvo el de 6 a 10 años, experimentaron subidas respecto al año anterior. La más pronunciada fue la de los vehículos de 3 a 5 años, con un crecimiento del 24%. Le siguen los coches de menos de 3 años, con un incremento del 9,5%, y los de más de 10 años con un 3,6%. El segmento de vehículos de 6 a 10 años cayeron un 3,8%.

En relación con los canales de venta, los concesionarios aumentaron sus transferencias en julio un 32,7%, el renting lo hizo un 46,6% y el RAC, un 26,5%. Los canales de empresas, particulares y compraventa también subieron sus transferencias en un 7,4%, 2,5% y 1,5%, respectivamente. Por su parte, los vehículos de importación y las matriculaciones tácticas experimentaron unas caídas del 3,8% y del 1,2%, respectivamente.

El combustible más demandado por los compradores de vehículos usados volvió a ser el diésel, que representa el 60,3% del mercado y sus transferencias subieron en un 0,8%. La gasolina, por su parte, experimentó una mayor subida, un 11,8% respecto a julio de 2019. Destaca también de nuevo el aumento de las ventas de eléctricos, con 476 unidades transferidas, un 56,1% más que en el año anterior.

“Julio no ha defraudado y ha sido un buen mes para el sector, tanto en lo referente al vehículo nuevo como la usado”, ha declarado Raúl Morales, director de Comunicación de Faconauto. “El Plan Renove 2020 también ha salpicado a este mercado de ocasión y ha movilizado a los compradores, que están volviendo a los concesionarios. Las ventas de usados han arrojado el mes pasado la primera subida desde que la crisis sanitaria comenzase, por eso es un dato esperanzador. Los concesionarios han sido protagonistas de esta recuperación porque están conectando con el mercado gracias a su stock de usados de hasta cinco años, lo que está permitiendo al mercado volver antes de los esperado a cifras parecidas a antes de la crisis”.