Son los conductores españoles más jóvenes los que destacan por encima de la media en su intención de compra de un coche eléctrico: un 46% en el caso de aquellos con edades comprendidas entre 18 y 24 años, y un 44% en el caso de los de 25 a 34 años.

A la pregunta del Observatorio Motor de Cetelem “¿crees en el futuro del coche eléctrico?”, el 75% de los encuestados opina afirmativamente, pero se evidencia cierta desinformación sobre las posibilidades que ofrece su compra. Por ejemplo, sólo el 38% de los conductores españoles encuestados declara conocer la existencia de los incentivos para la compra de estos vehículos, como la prima para renovar coches antiguos.

La autonomía del vehículo es uno de los aspectos más críticos. Analizando las razones, los motivos más mencionados de el 72% de los encuestados no se planteen la compra de un vehículo eléctrico en los próximos meses son el hecho de que consideren que la autonomía no es suficiente (61% vs 57% 2017) y que el precio es elevado (58% vs 54% 2017).

Según la encuesta, entre aquellos conductores que estarían dispuestos a comprar un vehículo 100% eléctrico, la mayoría lo haría si el nivel de autonomía es como mínimo de entre 100 y 250 km, incrementándose un punto respecto a las declaraciones del año anterior. Se observa también un incremento en el nivel de exigencia de los conductores, ya que el 44% de ellos sólo lo compraría si la batería tuviese un nivel de autonomía de más de 250 km, un 8% más respecto a los datos de 2018.

Respecto a la recarga, el estudio de Cetelem muestra que el 33% opina que el tiempo óptimo para la recarga sería menos de 15 minutos, siendo los más exigentes aquellos conductores con edades superiores a los 45 años, con un 39% de menciones. El 28% considera que lo ideal sería entre 15 y 30 minutos.

El 84% de los encuestados está de acuerdo o totalmente de acuerdo en que el uso masivo de vehículos eléctricos reduciría notablemente la contaminación en las ciudades, siendo los más conscientes los jóvenes entre 18 y 24 años con un 95% de declaraciones. En cuanto al mantenimiento de estos coches, es todavía una incógnita para el 44% de los conductores españoles que declara no saber si este tipo de coches requieren más o menos mantenimiento que uno térmico.