El 30% de los coches usados que se transfieren en España tiene más de 15 años, según datos de la consultora MSI ofrecidos por Faconauto. En concreto, el mercado de ocasión creció en febrero un 6,5% respecto al mismo mes del ejercicio anterior, hasta las 161.586 unidades, de las que 47.203 correspondió a esos modelos con más de tres lustros.

Para la patronal de los concesionarios, este dato es preocupante en términos medioambientales y especialmente de seguridad vial, y confirma que la edad media del parque va a seguir disparándose. El año ha empezado especialmente mal en esta estadística, ya que estos coches, que pueden definirse casi como “chatarra” según Faconauto, han visto incrementar ya sus transferencias un 13% hasta febrero.

Al mismo tiempo, en un mercado tan polarizado como es el de segunda mano en España, las ventas de coches de hasta tres años siguieron siendo protagonistas en febrero, registrando un aumento del 25%. En la misma línea, los modelos de entre tres y cinco años mejoraron un 21,6%, pero los que van de seis a diez siguen sufriendo la falta de stock, y ven caer sus transferencias un 16%.

Estas cifras, según la patronal, tienen su reflejo en la evolución del mercado en relación con el valor residual de los coches transferidos (la depreciación de un vehículo teniendo en cuenta su edad, kilometraje e imagen de marca). Así, los modelos cuyo valor residual es superior a 15.000 euros, en su mayoría usados “jóvenes”, incrementaron las transferencias un 23% de promedio en febrero.

Son estos usados de mayor valor, seguros y eficientes, los que justamente están comercializando los concesionarios, que el mes pasado volvió a ser el canal de ventas que más creció. En concreto, las redes oficiales de distribución vendieron un 35% más que durante el mismo mes del año pasado y acapararon el 20% del mercado.

“Es muy mala noticia que tantos coches con más de 15 años sigan en el circuito del mercado de usados, cuando deberían estar fuera de circulación. No se puede seguir dando la espalda a un problema que, de seguir así, se va a convertir en acuciante”, ha declarado Raúl Morales, director de Comunicación de Faconauto. “Una de las soluciones está en el propio mercado de vehículo usado, que podría ser una herramienta de primer orden para acelerar la renovación del parque si se pusieran sobre la mesa, entre otras cosas, medidas que propiciaran que los dueños de esos coches de más de 15 años, que coinciden con las rentas más bajas, pudieran adquirir otro usado de hasta cinco años o incluso uno nuevo”.