Las ventas de vehículos usados registraron una caída del 63,4% en la primera semana en la que ha estado en vigor la declaración de estado de alarma como consecuencia de la propagación del coronavirus, con un total de 15.709 operaciones, según datos de Ideauto para Ganvam.

En la primera veintena de marzo, el mercado de segunda mano acumulaba ya una caída cercana al 10%, con un total de 113.174 unidades.

En concreto, el lunes 16 de marzo, primer día laborable en estado de alarma, las operaciones con vehículos de segunda mano se desplomaron un 40,4% en comparación con el mismo día del año anterior, con un total de 5.131 unidades (la mitad de registros que un día normal). Según Ganvam, esta tendencia se ha ido agudizando en las jornadas siguientes hasta registrar un descenso del 78,8% el pasado 20 de marzo (último día con datos disponibles), con 1.995 unidades.

El cierre al público de los puntos de venta físicos y el hecho de que los ciudadanos no puedan salir de sus casas, salvo contadas excepciones, explica que las ventas de usados al canal particular registren ya una caída del 80,9%.

El presidente de Ganvam, Raúl Palacios, indica que “el mercado digital, aunque a un nivel mucho menor que el habitual, sí registra reservas de vehículos, que no salen en las estadísticas todavía por supuesto y cuya operación se formalizará una vez abran de nuevo los establecimientos comerciales, al ser muy complicada la entrega de estos vehículos antes”.