El año 2019 fue el mejor de la historia de Liqui Moly Iberia, con un crecimiento del 25% en la facturación, común a todas las líneas de productos. Al mismo tiempo, al largo del año se sentaron las bases para garantizar un fuerte crecimiento también en 2020. “Fue un año muy positivo para Liqui Moly Iberia, que mantuvo un crecimiento de dos dígitos que, en este caso, mostró la fortaleza de la marca en el mercado ibérico y la capacidad que tiene para crecer cada año. Esto también demuestra que es una buena apuesta para nuestros clientes y todos nuestros socios de negocio, destacando los excelentes resultados de los talleres que trabajan con nuestros productos", explica Matthias Bleicher, director general de Liqui Moly Iberia.

También a nivel global. Liqui Moly, el especialista en aceites y aditivos, se mantiene en su senda de crecimiento. El ejercicio de 2019 se cerró con una cifra de ventas récord de 569 millones de euros, un 4% superior al año anterior. “Queda demostrado que, también en condiciones adversas, seguimos teniendo éxito”, afirmó el director gerente, Ernst Prost, en referencia a los problemas de hace un año provocados por el nuevo software.

Sin embargo, el difícil arranque del año pasado dejó su huella en los beneficios. La pérdida de ventas al igual que los gastos adicionales para subsanar los problemas del software hicieron que se situaran por debajo del valor alcanzado en 2018. Sin embargo, el margen de beneficios sigue siendo de dos dígitos. “La salud financiera de Liqui Moly es evidente, no tiene deudas y los fondos propios son superiores al 80%”, según Ernst Prost.

El número de coparticipes, como se denomina a los trabajadores en Liqui Moly, aumentó en 2019 de 849 a 933. Contratar más personal en tiempos difíciles no es una contradicción para Ernst Prost: “Las crisis no se superan despidiendo a personas, sino contratando a personas que acaban solucionando el problema”.

Tal y como se esperaba, el crecimiento de Liqui Moly fue mayor en la exportación que en Alemania, su mercado doméstico, en el que la marca está bien afianzada desde hace décadas. “Desde hace ya mucho tiempo, vendemos más en los mercados internacionales que aquí en casa”, afirma Prost. “El potencial de ventas es mucho mayor allí”. Los mercados más importantes son Rusia, Estados Unidos y China. Liqui Moly elabora exclusivamente sus aceites y aditivos en Alemania para garantizar que su alto nivel de calidad es el mismo en todo el mundo.